sábado, 6 de abril de 2019

Un informe técnico pone en solfa a los ediles de Almería


Informe



Los veintisiete del ayuntamiento y el informe del técnico



Se discutía en el último pleno del ayuntamiento de la capital por parte de los padres y las madres de la patria, un punto en el que un técnico municipal, un trabajadores del ayuntamiento, ponía en solfa lo aprobado por unanimidad por los veintisiete que cobran de nuestros impuestos. 

Venía a decir informe, desconocido por parte de algunos de los que tomaron la palabra en el pleno, que lo aprobado por los ediles (los veintisiete y por unanimidad) no se podía llevar a cabo. 

¿Qué me dice usted? 
Lo que ha entendido perfectamente, que los veintisiete del ayuntamiento, esos que cobran unos buenos emolumentos pagados religiosamente por usted, aprobaron un punto por unanimidad que ahora un técnico, un funcionario municipal, informa que no se debía haber aprobado. 

¿Qué les está llamando este técnico a los concejales? 

No parece muy exagerado si decimos que de entrada les está llamando inútiles. 

Aprobar por los veintisiete del ayuntamiento algo que no se puede hacer, como así informa el técnico, no les deja las entendederas a demasiada altura. 
Pues estos son los mimbres de los políticos que están dirigiendo la ciudad de Almería. 

¡Pobres almerienses, que concejales les ha tocado en suerte! 

Y lo que es peor es que la mayoría de ellos van a estar a partir de mayo en la nueva hornada de ediles.

 Dijo el “concluya ya” en ese pleno, dedicado a un edil del Psoe, que era un “ignorante con pretensiones”. 

No habló mucho el señor alcalde durante la sesión, pero sólo con una frase demostró que lo de su compañero Castellón le ha dejado tocado, ya veremos si con el tiempo hundido. 

Tras el informe del técnico sobre lo votado y aprobado por los señores ediles sin poder hacerlo, a lo de “ignorantes” y dedicado a los concejales del ayuntamiento no hace falta que se le añada lo de las “pretensiones” que manifestaba el alcalde.

Por cierto, que mal lleva Miguel Cazorla que su voto ya no sirva para nada. 
Habla, habla, habla, pero sabe que al final los catorce votos los tiene siempre el Pp y por culpa suya.

 Fue su intolerancia y su tontería la que llevó a su compañera a dejar a Ciudadanos y que el voto del señor Cazorla ya no tuviera valor para el hombre que le dice una y otra vez desde el sillón de la alcaldía: 
“concluya ya, señor Cazorla”. 

Del sacrificio de la señora Vázquez en política tendremos que escribir algún día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario