lunes, 1 de abril de 2019

Qué bien harían en estar calladas en algunas ocasiones


Inmorales


Para Noemí Cruz (Psoe) es “inmoral” lo que está haciendo Pp y C´s



¡Vaya con doña Noemí! 

¿No cree la señora Cruz que en algún momento debería ser un poco más templada a la hora de insultar la inteligencia de los ciudadanos almerienses? 

Es “inmoral”, según ella, que Partido Popular y Ciudadanos critiquen el que más de siete mil almerienses estén en las listas de espera de la dependencia. 

“Inmoral” porque han sido los recortes de Mariano Rajoy los culpables de esa lista. 
¡Vaya, vaya con doña Noemí! 

Si la derecha centralista hubiera abonado su parte de la financiación de la ley a la Junta, los dependientes almerienses estarían recibiendo el servicio. 
¡Bien! 

Si aceptamos “pulpo como animal de compañía” y nos creemos todo lo que se ha venido vendiendo sobre lo de los recortes de la malvada derechona, la señora Cruz pudiera tener parte de razón en lo tocante al Pp, 
¿pero en lo de llamar “inmoral” a Ciudadanos? 

¡De vergüenza, doña Inés! 

Durante los últimos cuatro años  C´s no ha tenido poder en los gobiernos de Madrid, y si algo ha hecho el grupo de Albert en Sevilla ha sido apoyar a su partido y su política en el parlamento andaluz. 

Llamarles por su parte “inmorales” me parece vergonzoso. 

¿Se les podría llamar “inmorales” a los de Marín y cía por haber apoyado durante cuatro años el gasto del presupuesto de la Junta por parte de militantes de su partido en puticlubs, drogas, mariscada y en asar vacas? 

Mejor callada, señora Cruz. 
Ni mandaban en los gastos de la Junta ni lo hacían en los del gobierno central. 
Pero eso a usted no parece importarle demasiado, es mejor poner el ventilador en marcha, el insultar que algo queda y el pensar que son tontos los que le leen, le oyen o le votan. 

Lo lamentable políticamente es que es usted una mujer joven, a la que aún le quedan en política activa muchos años por delante, si todos ellos van a estar marcados por el insulto no deja de ser una tristeza para la política, los políticos y los ciudadanos. 

Es evidente que toda la culpa no es suya, que alguna debe tener aquellos dirigentes de su partido que la ponen a los pies de los micrófonos a defender historias difícilmente defendibles. 

Y ella, usted, opta por lo fácil, la sal gruesa. 
Debería saber que esa sal gruesa que reparte con tanta alegría entre los rivales tarde o temprano caerá sobre su propias heridas políticas dejándola marcada para el futuro. 
Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario