miércoles, 3 de abril de 2019

No ha empezado la campaña y ya andan los políticos en los juzgaos


¡A los juzgaos!



Sin comenzar la campaña y ya tenemos a los políticos en los juzgaos



Fernando Martínez, hasta ayer director general de la Memoria Histórica, hoy candidato al senado por el Psoe se ha querellado contra Rafa Hernando, candidato al mismo senado que Martínez pero por el Partido Popular. 

Y todo a cuenta de las subvenciones. 

Según el que fuera portavoz de Mariano Rajoy en el congreso, el señor Martínez se benefició de una subvención de ochenta mil euros de la Memoria y nada se ha sabido de los resultados logrados con aquellos miles de euros. 

Tiempo le faltó al exdirector general para contar las publicaciones donde se invirtieron los miles y anunciar que a los tribunales con el rival. 

En los juzgaos les veremos. 
Y que gane el que tengas la razón. 

¿Ve usted a Rafa Hernando metiendo la pata en cuestión tan delicada? 
Cuando se hace una denuncia tan grave, lo mínimo que se espera es que se tengan no solo argumentos, también pruebas de lo que se dice. 

¿Las tiene don Rafael? 

Es de imaginar que no se ha tirado a la piscina estando ésta vacía 
¿o sí? 

Sería muy grave comenzar un tiempo nuevo en la política, como él hace en el senado, con una denuncia que no pueda probar y que lo lleva a sentarse ante los tribunales de justicia. 
No parece que sea una buena manera de comenzar su segunda etapa, pero allá él. 

La denuncia es muy grave, acusa a su rival para el senado de apropiarse de una subvención de ochenta mil euros, allá por los tiempos de Zapatero (el que vendió el plan hidrológico nacional a los catalanes por un puñado de votos) en el poder y no haber dado a conocer los resultados obtenidos por ese dinero. 

Está sembrando una duda, la de que el profesor Fernando Martínez se aprovechó de ese dinero, vamos, que lo usó en su beneficio. 
Y eso, don Rafael, parece lógico que lo tenga que demostrar. 
¿Dónde? 
En el juzgao.

No me digan que no empieza interesante la precampaña a las generales. 
Cuando lleguen los días fuertes no sé lo que se van a decir los unos a los otros, pero el presagio no es nada bueno. 

Esperemos que la Semana Santa haga un milagro entre los aspirantes, asiente las entendederas a sus futuras señorías y se comporten con menos ardor y rabia entre ellos. 

El ardor se puede entender, la rabia no es buena consejera, pero la denuncia se debe poder demostrar. El problema, que la lenta justicia no creo que antes del 28 de abril ponga la verdad ante nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario