lunes, 4 de marzo de 2019

¿Es una veleta el partido de Ciudadanos?


Veletas


Hace Ciudadanos primarias en Almería ¿no, sí, no? No se aclaran

.

Los caballeros de Ciudadanos no terminan de aclararse en Almería y eso no deja de ser una pena. Dijeron que habría primarias para la alcaldía de la capital, después alegaron que no se harían, ahora cambian de nuevo y deciden que sí, que habrá primarias en la capital, después otra vez que nones. 

No se centran, estos chicos no se centran, y reitero, es una pena. 

Que tengan mucho cuidado los de Albert Rivera que se puede llevar la sorpresa de mayo.
 Los almerienses votaron en su día a C´s buscando a un partido serio, buscando a un grupo de personas que ofrecieran confianza a los ciudadanos, y en Almería, desde el principio, esa no fue la imagen que se dio, y lo lamentable es que parece llevan el mismo camino. 

A lo largo de los últimos años la política de C´s en el ayuntamiento de la capital ha estado en las manos de Miguel Cazorla, un poco pedante el hombre, lo que no ha sido la mejor imagen para el futuro de ese partido. 

Los últimos movimientos del partido venían a decir que al frente de la candidatura estaría un nuevo nombre, incluso se habla de Diego Clemente, intentar olvidar la política llevada a cabo a lo largo de los cuatro años. 

Parecía que habían recapacitado, que se tomaban en serio el trabajo y que querían devolver al votante las ilusiones de su nacimiento. 
Pues no lo parece con esta nueva marcha 
¿atrás, adelante? 

En una primera posición “sí a las primarias”, 
semanas después “no a las primarias”,
 no había pasado ni un mes de aquel no y los de Rivera vuelven al “sí a las primarias”. 

¿Cambiaran de nuevo mañana de opinión? 
Sí, al día siguiente cambiaron, cambiaron. 

¡Veletas! 

Estos vaivenes políticos no dan confianza, señores, nos los quieran vender como nos lo vendan. 
No se puede estar dando la imagen a los votantes de que no se tiene claro que lo que se quiere, lo que se defiende, lo que le interesa al partido, a la gente, lo que se busca de cara al futuro. 

Votar a gente así es complicado, nunca se sabe si están subiendo o bajando, y la confianza se resiente. Si el ciudadano de la calle ya está bastante harto de los grandes partidos y de sus balanceos, inseguridades e irregularidades, tristemente vemos que aquellos que llegaron con la idea de renovar tipos, modos y acabar con la casta, en menos de cuatro años han envejecido tanto como los otros y encima son unos veletas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario