jueves, 14 de febrero de 2019

¿De verdad ésta es la justicia que nos merecemos?


Inhabilitado



El exalcalde de Albox, José García, siete años de inhabilitación



Y lo que le importará a él, que lleva alejado de la política más de un lustro, el que la justicia le inhabilite por algo que ocurrió hace más de diez años y que ahora no le va a afectar ya que no se va a dedicar a la política activa, no va a intentar conseguir un cargo público. 

Imagino como se lo debe estar pasando el señor García Navarro, acepta siete años y los que le caigan, total, no le van a perjudicar en su actual vida y actividad. 

¿Qué defensa tiene el ciudadano ante estas situaciones, para qué queremos que la justicia nos dé o quite la razón diez años después si ni siquiera es ejemplarizante para el infractor? 
Esta justicia nuestra no tiene nombre. 

Y sobre todo no es justicia, no se le puede llamar así a sentenciar tras diez años o más con siete años de inhabilitación, el que un alcalde se dedicara durante su tiempo de mando a enchufar a amigos, compañeros y familiares. 

Los amigos fueron enchufados, los compañeros también, así como los familiares. 
Disfrutaron de sueldos y trabajos conseguidos de una forma poco ortodoxa, por enchufe y sin atenerse a las normas legales, pero diez años después les importa un pimiento lo que diga la justicia, los dineros los cobraron y se los gastaron, ahora que vengan con pamplinas los señores jueces. 

Siete años de inhabilitación y 
¿qué supone eso, señorías? 
¿Van a devolver los dineros mal cobrados los enchufados, va a pagar el señor García Navarro los sueldos abonados a través de los impuestos de los ciudadanos de Albox? 

Sería interesante conocer sobre estos detalles. 
De lo contrario, para qué gastar dinero en unos juicios que nada aportan, que lo único que consiguen es que nos sintamos engañados diez años después por una sentencia que no viene a rehabilitar una situación en la que el alcalde de Albox se pasó por el forro de sus caprichos los derechos de unos vecinos y de la ley. 

El señor García acepta los siete años impuestos. 
¿Y qué supone para un hombre que ya no quiere cargo público? 

Dicen que le queda el juicio de la Rambla, y que aquí la justicia le pide algunos años de cárcel, se imaginan lo que sería para él una primera sentencia con algunos meses de cárcel. 
No entra en prisión, pero es una clara amenaza ante una futura sentencia. 

Habrá que esperar al nuevo juicio. 
¿Cuántos años faltan para que se celebre? 
¿Otros diez más?
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario