viernes, 11 de enero de 2019

Javier Aureliano, el rey a la hora de crear trabajo


Turismo


Javier Aureliano ha creado quince mil empleos con dieciséis millones


¡Toma ya! 
Eso es crear empleo y lo demás es tomadura de pelo. 
Y para tomarme el pelo ya está Jesús, mi joven peluquero y amante de los pájaros. 

Lo más importante de esos miles de empleos creados, según nos cuenta don Javier Aureliano, futuro presidente de la institución provincial tras la marcha de don Gabriel Amat, es que se consiguen con una inversión de solo dieciséis millones de euros. 

¡Qué me dice! 
¿Con sólo dieciséis millones? 
Parece imposible. 

La ecuación  no deja de ser sorprendente en un país con más de tres millones de parados: 
dieciséis millones de euros invertidos igual a la creación de quince mil puestos de trabajo. 

Hay que venir a aprender a Almería con don Javier, sí señor. 
Así se crea trabajo. 
Si hay paro en Almería, en Andalucía y en España es porque no está de presidente en la Moncloa el señor Aureliano García. 
O por lo menos de ministro de trabajo. 

¿Pedimos que lo cambien por el señor Moreno Bonilla? 
¡Andalucía se saldría con él! 

¿Y si le preguntamos dónde y cómo se han creado esos quince mil puestos de trabajo? 
Tenga por seguro que nos dará una lección magistral, con estudio incluido sobre esa creación de empleo y las áreas de influencia donde se han proyectado los quince mil de marras. 

Un fiera, un fiera creando empleo, no hay otro igual sobre la tierra almeriense. 
Don Javier Aureliano se merece la medalla del trabajo de España, de Andalucía y como siga así de Europa. 

Que se la impongan cuanto antes. 
Ese pecho almeriense necesita sentir el peso de un trozo de metal al trabajo logrado con el esfuerzo político de lo que otros dirigentes, con mayores inversiones a lo largo de años y décadas, no han sido capaces de lograr.

Necesitamos políticos de este calibre. 
Políticos que sean capaces de cambiar dieciséis millones de euros por quince mil puestos de trabajo serían el milagro a pedirles a los partidos. 

Milagro tal solo es comparable a aquel en que se convirtió el agua en vino. 
Es de suponer que no sería un reserva y premiado por la guía Peñín, tampoco vamos a ser exigentes y pedir que los quince mil empleos sean indefinidos y de dos mil euros al mes, no es cosa de exagerar con las cosas del trabajo, pero sí de agradecer el esfuerzo de nuestro protagonista.

Me asalta una duda, no sé si existencial, pero es que me parecen muchos puestos de trabajo para tan baja inversión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario