sábado, 29 de diciembre de 2018

Las comidas de los partidos en ferias y campañas


¡A comer!



Al alcalde de Albox lo quieren empurar por una comida



Entiende la junta electoral de zona, entienden los partidos políticos de Albox, que la comida ofrecida por el ayuntamiento del señor Torrecillas a un numeroso grupo de mujeres se puede ver como un delito electoral durante la pasada campaña a las andaluzas. 

A uno lo que le gustaría es que estos alcaldes y sus equipos de gobierno, cuando deciden dar de comer gratis a unos vecinos, que son libres y están en su derecho de hacerlo, lo hicieran con el dinero de sus bolsillos, no con el de todos los vecinos. 

Se quejan en Albox de la comida a las mujeres del señor Torrecillas por hacerla durante una campaña electoral, con el tufillo de chanchullo que ella tiene, pero no ponen el acento en que no hay derecho a que el dinero de los vecinos, el que está para arreglar calles, aceras, colegios y otros servicio públicos de los que son responsables los ayuntamientos se los gasten en darle de comer a un determinado grupo de personas del municipio. 

No es sólo el señor Torrecillas el que a ello se dedica, a los demás alcaldes de la provincia, empezando por el joven Ramón en la capital, les encanta una comida con cientos de mujeres a las que halagar, con la intención final en el fondo de pedirles el voto en las siguientes elecciones.

El ayuntamiento de Roquetas y Gabriel Amat acaban de ofrecer una comida a los mayores del pueblos con el dinero de todos. 
La escusa, que estamos en navidad.
El nieto en Moterreal en la capital lo hace para la mujer cada año por la feria.
Y así podíamos seguir.

Eso sí, las fiestas y comilonas con el dinero de los demás vecinos. 

Lo de dar de comer al necesitado me parece justo y de obligado cumplimiento en cualquier sociedad, lo de usar esas comidas para la petición del voto femenino o de los mayores, sean dentro o fuera de una campaña electoral es de una desvergüenza política de altos vuelos. 

Y como lo hacen todos los ayuntamientos, y como les interesa a todos los partidos políticos, guardan un prudente silencio cuando están en la oposición a la espera de estar en el poder y ser ellos los protagonistas en los multitudinarios ágapes. 

La queja viene cuando ese "encuentro vecinal" para el yantar, así se le llama eufemísticamente, se hace dentro de una campaña o lo suficiente cerca como para que se vea un interés político mucho más cercano al voto que se va a depositar en días.

El dinero que se gastan de todos los vecinos no es lo preocupante para los partidos denunciantes, se nota que para ellos no tiene dueño y que pueden usarlo con total displicencia, con la alegría de que no sale de sus bolsillos.
Toda una falta de vergüenza torera. 
Y los vecinos aguantando a que semejantes caballeros se gasten su dinero en fiestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario