viernes, 30 de noviembre de 2018

¿Quién quiere que en Almeria se cierren empresas?


Puestos de trabajo


¿Qué les parece a ustedes si cerramos  todas las empresa de Almería?


Los chicos del barco se han encaramado al puerto de Carboneras para que cierre la central térmica de la localidad, tras conseguir hace unos años que el hotel del Algarrobico no saliera adelante. 

¡Carbón, no, dicen ahora! 

A la cementera de Gádor no se le encuentra solución, unas semanas de plazo para que no le estallase el cierre y la pérdida de puestos de trabajo en medio de la campaña a las elecciones andaluzas a doña Susana y a finales de diciembre, persiana abajo; 

Ere para los actuales empleados y negro futuro para las nuevas generaciones. 

Brico-depót ha decidido irse de España y ello supone el cierre del centro de Huércal y una treintena de jóvenes trabajadores a la calle. 

Estarán reformando una planta en el Corte de El Ejido, y de ello nos hemos hecho eco, pero las noticias que llegan desde la dirección es que se quiere en un futuro cerrar algunos de los centros abiertos entre el dos mil seis y el dos mil diez, y entre ellos aparece el de Almería. 

Si seguimos por ese camino, habrá que pedir el cierre de Deretil por residuos vertidos al mar. 

Con la nueva normativa sobre plásticos, las fábricas del Poniente van a tener complicado su futuro.

 La Junta pone en solfa los veladores de las terrazas y quiere que lo pague el ayuntamiento, decreto que podría suponer a partir de enero la supresión de muchos puestos de trabajo. 

¿Y Michelín no está dentro del parque natural de Cabo de Gata? 
Que la cierren. 

Y cuando todas las empresas estén cerradas los almerienses cogemos las maletas y nos vamos de nuevo a Alemania. 

Hace unos años estos políticos nuestros les dieron unos duros a los parraleros almerienses para que quitaran la uva variedad Ohanes, sin darles una alternativa a plantar. 
Hoy los salaos ocupan las paratas que antes daban vida a las parras, los pueblos abandonados, los viejos están jubilaos, sus hijos apuntados al Per los que se quedaron y los que no se tuvieron que ir de los pueblos con la maleta en la mano. 

El panorama no es nada edificante, lo miremos por donde lo miremos, pero los políticos, en campaña o fuera de ella no quieren oír y menos hablar de ello. 

Carbón, no, vale, pero 
¿qué alternativas les damos a esos hombres y mujeres que pierden sus puestos de trabajo? 
Veladores, no, vale, pero
¿que alternativa les damos a esos trabajadores?

Y así podríamos seguir con otras muchas empresas y sectores socio-económicos de la provincia de Almería.









No hay comentarios:

Publicar un comentario