miércoles, 28 de noviembre de 2018

La mesa del tren se movilizará, pero después del dos de diciembre


¡Trenes!


Por dios Susana, ampáralos, que están muy solos los pobres


La Mesa del Tren, tras los desplantes del ministro valenciano de Fomento, señor Ábalos, le ha pedido a la presidenta andaluza, la socialista Susana Díaz, que les ampare. 

El señor Tejada y compañía se encuentran solos y desencajados ante el ministro en su tercer y bastante negro aniversario. 

La única esperanza de la Mesa, la única de Tejada, la última esperanza de los almerienses, de los trenes que nos llevan y nos traen es la incombustible presidenta Susana. 
Por ello, ante el altar de la trianera socialista se inclinan y le piden 
¡amparo! 

Por dios Susana, ampáralos, que están muy solos ellos y abandonados los vagones que por Almería circulan. 
Comprando velas y gordos cirios andan en la Mesa para las nuevas manifestaciones-procesiones que ante la reina trianera de la Junta quieren hacer, solicitándole que los acoja bajo su magnánimo manto. 

Cánticos, flores y al cielo de la política con ella. 
¡Esos varales, que se muevan con arte, que estamos en Andalucía y llevamos a la reina de la Junta; la que a todos nos ampara, la que nos defiende de los viles capitalistas, de la derecha explotadora, de la banca y sus abusivos intereses!

 Almería y la Mesa del Tren se rinde ante Susana, la madre de Andalucía y le grita, y le canta: ¡Guapa, guapa y guapa! 

Pero los movimientos anunciados si faltan hacen para que venga el ministro de fomento después del dos de diciembre, no sea que se vaya a enfadar la señora si nos manifestamos ahora.

¡Cómo se les ve el plumero!

Puesta a amparar, querida presidenta, podría hacer lo mismo con los críos almerienses que siguen estudiando en barracones.

Puesta a amparar, querida madre, podría hacerlo con los cientos de almerienses que están en las listas de espera de la sanidad.

Puesta a amparar, podría hacerlo con las murallas de la alcazaba, pobres mías, que llevan sudando y húmedas décadas y décadas. 

Puesta a amparar, podría hacerlo con los vecinos de los pueblos que tienen la Guardia Civil a media hora de camino 

Puesta a amparar, recuerde a los que una ambulancia les tarda más de media hora en llegar a sus casas. 

Puesta a amparar, ahí tiene a los regantes almerienses, cansados de promesas de su consejero de agricultura. 

Puesta a amparar, no se olvide de los ingleses que aún viven con la piqueta del derribo de sus viviendas sobre sus cabezas 

Puesta a amparar, ampare el Pgou de la capital, que tiene olvidado en algún cajón de su convento. Sigo.
No creo que haga falta.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario