sábado, 6 de octubre de 2018

Tambores, relojes, alaracas de los políticos



Tambores


Según De la Fuente tambores de guerra hace sonar el Pp con el Ave


Y no le falta razón cuanto añade “que esos tambores los hacen sonar los que han tenido siete años tapiados los túneles”. 
Ocurrentes y bien traídos a la polémica política los “tambores de guerra” por parte de don Manuel, pero no debe olvidar que si los del Pp hacen sonar los tambores él y sus compañeros tuvieron el péndulo del reloj  de cuco marcando los días, las horas, los minutos y los segundos que sin obras del Ave seguía Almería. 

Lo de ponerse moños en política por parte del uno y del otro deberían dejarlo aparcado, por el bien de la memoria histórica de los almerienses. 
En la memoria se quedaran los túneles cerrados por el Pp y el reloj puesto en marcha por el Psoe, ese que ustedes pararon en cuanto llegó su partido al poder. 

Ya no tenía motivo el ir marcando y contando los días que el Pp seguía sin obras del Ave en Almería, esas que están por llegar un día de estos. 
Lo que no se entiende en sectores de Almería, es que, habiendo tardado más de tres meses en las adjudicaciones, no haya dado el Psoe respuesta a las reivindicaciones de esos sectores. 

Seguiremos con un tramo de vía única, todos menos el Pp pedía la doble vía. 
Nos quedaremos con la miel en los labios, y sabido es que los cambios en las obras en el futuro no son fáciles de conseguir, 
¿cuántos años llevamos esperando que la A-92 tenga una entrada directa a la capital? 
Se nos sigue prometiendo para la legislatura que viene. 

Aún se recuerdan las manifestaciones del Psoe, con el desaparecido Juan Antonio Segura Vizcaíno a la cabeza, cuando el Pp llegó por primera vez al poder. 
Han pasado años, han vuelto a gobernar unos y otros y ahí siguen esperando las obras, y lo que te rondaré.

Adif aprueba los tramos del Ave en Almería. 
Muy bien, me alegro, estoy contento 
¿y con ello creen ustedes que está todo hecho? 

Más de una obra ha estado adjudicada, su primera piedra puesta pero nunca llegó la segunda. 
Hemos tenido obras adjudicadas, casi terminadas y al final se han paralizado y en vías de demolición andan.

Me van ustedes a perdonar, pero no me creo lo que nos dicen los políticos.
 La estación del tren de Almería estaba decidido que pasara al ayuntamiento tras su remodelación. 
Eso fue hace unos meses, ahora el señor de la Fuente, el hombre de Fernando Martínez en la calle Arapiles, lo pone en cuarentena.  
 ¿Creerles?


No hay comentarios:

Publicar un comentario