lunes, 15 de octubre de 2018

Los fiscales, la corrupción y los CIE



Fiscales


Dos fiscales se han dirigido en los últimos días a los almerienses


Por aquello de las categorías lo hizo en primer lugar el jefe, don Antonio Pérez Gallegos. 
De entrada, y como si de un aperitivo se tratara, nos comunica que a lo largo del año dos mil diecisiete los delitos graves han aumentado un cuarenta por ciento en Almería. 
¡Menudo aperitivo! 
Y dicen que somos una provincia muy segura. 

Ya puestos, y ante lo que parece una tomadura de pelo, pongamos el caso Poniente por bandera, nos manifiesta don Antonio que en la fiscalía provincial faltan recursos contra la corrupción. 
Ya se imaginaba uno que la corrupción de los políticos no se quiere tocar mucho en ciertos estamentos, lo mismo huele y contamina. 

Es lamentable que sea el propio señor Pérez Gallegos el que nos tenga que reconocer la situación en que se encuentra la fiscalía de Almería. 
Si la fiscalía depende del gobierno central, habrá que entender que a lo largo de estos últimos siete años el Partido Popular y su presidente, Mariano Rajoy, no ha querido dotarla de personal y material suficiente para que los casos de corrupción abiertos lleven años, y años, y años durmiendo el sueño de los injustos. 

Y claro, no es de extrañar que no sepamos nada del caso Poniente o que algunas otras investigaciones parezcan quemar algunas manos y no avanzan como debieran.

El fiscal de extranjería ha declarado que los CIE son una fuente de problemas. 
Si él lo dice, que conoce el tema mejor que nadie, nada que objetar por nuestra parte. 
En todo caso agradecerle la sinceridad a la hora de hablar de un tema tan grave como este. 

Hay que trabajar en la procedencia del problema, nos asegura, y éste está en los países de donde proceden los emigrantes, 
¿y por qué no se viene haciendo?, pregunta uno, cuando nos cuentan que son miles de millones los que se gastan los países en solidaridad en esas zonas. 

El señor fiscal no nos dice nada de los llamados centros Mena, que no creo que estén muy lejanos en cuanto a fuentes de problemas, no a la altura de los CIE, es cierto. 
Supongo que en otro momento el señor fiscal de extranjería nos contará lo que piensa y ocurre en esos Mena. 

Tengo la impresión de que estamos ante historias que nadie quiere reconocer y menos comentar, hasta que llega un hombre valiente como ocurre en este caso y nos declara que los CIE son una fuente de problemas en Almería. 
Saludable sinceridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario