sábado, 27 de octubre de 2018

Las víctimas políticas de las andaluzas



La primera



Carmen Crespo se convierte en la primera víctima de Casado


No supone ninguna sorpresa el que Maricarmen Crespo sea desbancada del número uno de la lista de Pp por Almería a las próximas andaluzas. 

Era de esperar tras mantenerse en el poder almeriense la misma estructura directiva. 
Como tampoco será sorpresa si Rosalía Espinosa sigue el mismo camino de Carmen. 
La señora Crespo no ha sido vista con simpatía desde la actual dirección del Pp provincial. 

La continuación y apuesta por parte de Casado de que Javier Aureliano tome las riendas del Pp y con él siga mandando por ahora Gabriel Amat, pone una cruz en la carrera política de estas dos mujeres. 
La primera ya lo está viviendo, deja de ser cabecera de cartel de cara a las elecciones del dos de diciembre, y la segunda lo podrá vivir en unos días en ese quinto puesto quele preparan. 

Si nos centramos en lo conocido, en la que fuera alcaldesa de Adra, ubicarla en el puesto tres, como se ha anunciado es un tremendo desaire a ella como persona y a su carrera política a lo largo de los últimos veinte años. 

Ponerla en el brete de tener que aceptar ir de tercera o dejar la actividad política demuestra la poca consideración por parte de los dirigentes políticos, los que se sabe enemigos a muerte de Crespo en Almería y los que hasta ayer la tenían, caso de Moreno Bonilla, como la gran baza a jugar por estas tierras nuestras. 

El Moreno se ha tenido que tragar el sapo si quería ir de candidato y ver cómo le van haciendo las listas en las provincias, dejando fuera de las mismas o en situación airada a los que hasta ayer formaban parte de su equipo de trabajo. 

En Almería Javier Aureliano se quita de en medio a una rival muy dura de cara a un futuro congreso provincial, y no es de extrañar que haya partido desde aquí el desvío de Carmen Crespo de la lista. 
Va a ser difícil encontrar un rival que pueda competir con don Javier. 

Carmen demostró su valía como diputada de cultura en la diputación provincia, como alcaldesa de Adra y como diputada andaluza. 
Por donde ha pasado ha dejado un buen recuerdo político y personal y se la veía como una figura importante dentro de un futurible gobierno de Moreno en Andalucía. 

Y eso, es compresible políticamente, no se podía tolerar desde la actual diputación provincial. 
Había que conseguir que Casado avalara otra candidata por Almería. 
Conseguido: Carmen primera víctima y Maribel Sánchez candidata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario