lunes, 8 de octubre de 2018

Habla Susana y el alcalde se raja, se esconde



¡Qué rajada!


Alcalde Pacheco: “no queremos problemas con la Junta por los árboles” 


¿Alguien pensaba que el joven Ramón se iba a poner serio con doña Susana en defensa de la plaza Vieja y su remodelación? 
Lo siento, se equivocaba. 
Nos equivocábamos. 

La “rajada” del alcalde almeriense es histórica y además sin luchar. 
Entrega las llaves de la ciudad, se rinde e inca la rodilla ante la poderosa Junta y su presidenta. 

Ya podemos asegurar que Almería tiene nueva alcaldesa, Susana Díaz, que Ramón Fernández Pacheco ha hecho mutis por el foro en lo tocante a la plaza Vieja, el monumento y los árboles. 
¿Y mañana?

Desde antes del dos mil cinco los almerienses vienen esperando una reforma integral de la casa consistorial y de la plaza donde su ubica. 
La casa nos deja un salón de plenos a la espera de que llegue un alcalde que sea capaz de cambiarlo. Por ahora no lo tenemos.
 ¿Lo habrá algún día? 

¿Estuvo de acuerdo la corporación con la transformación que se le dio al salón? 
En su momento salieron voces diciendo que no, pero después, a callar todos, de rodillas y a esconderse un tiempo hasta que pasara la tormenta ciudadana. 
Estos son los políticos que tenemos en el ayuntamiento. 

¿Cobardes? 
En sus vidas privadas no lo sé, en la política lo parece. 
No son capaces de defender ni lo que ellos mismo deciden y aprueban. 

Puestos así, por qué se les paga un sueldo, se lo pagamos a Susana ya que dirige los intereses de la ciudad desde su palacio de Sevilla.

En el proyecto de remodelación de la Plaza Vieja ya se preveía el traslado del Monumento a los Coloraos. 
Nada se dijo entonces en contra del mismo. 
Años después de su presentación comenzó la campaña en contra, a la que se ha sumado la remodelación del arbolado y la negativa a la misma. 

No se pueden quitar los árboles de la plaza, dice la Junta, y el alcalde se acobarda, no quiere problemas con ella. 
Y si mañana dice que no hay traslado, el alcalde se volverá a acobardar y no habrá traslado. 

¿Dónde está la autonomía municipal? 
¿La democracia no nace desde abajo? 
¿No es el pueblo el que decide su destino? 
¿Debería hacer una consulta el ayuntamiento y que decidieran los vecinos de la capital el futuro de la plaza Vieja y su reordenación?
¿Votó el ciudadano almeriense a la Junta para que dijera dónde tiene el ayuntamiento que poner o quitar árboles, no debería dejar eso en manos de los representantes municipales votados por ellos? 

Por lo visto no. 
Aquí manda Susana y los demás se esconden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario