lunes, 1 de octubre de 2018

Estarían más bonicos callados, pero...



Vaya mes de septiembre

Han vuelto con ganas tras las vacaciones nuestros políticos

Con lo bonicos que estarían callados y sin moscas que entraran en sus cerradas boquitas. 
Pero no pueden, no son capaces, están en la previsible campaña de sus nombres para las listas y las posibilidades de votos para su partido. 

Miguel Cazorla le pide una cita al alcalde el mismo día que estaba citado. 
¿Qué te pasó, Miguel? 
¡En qué estarías pensando! 

Gabriel Amat nos anunciaba en La Voz que no se va a presentar a la presidencia de la Diputación, pero sí al ayuntamiento de Roquetas. 
¿Estará los cuatro años en Roquetas o dejará el cargo antes? 
 La Junta le ha fastidiado el inicio de la campaña con un viaje en autobús a Sevilla a exigir el hospital.

 José Luis Sánchez Teruel se luce, destaca el fuerte compromiso de los gobiernos de Susana en Sevilla y de Pedro Sánchez Madrid con Almería. 
¿Ustedes han visto ese fuerte compromiso en algún momento, que nos lo enseñe al resto de los mortales almerienses que no lo vemos por ningún lado? 

Remataba hace unos días con aquello de: 
“la ciudad se quedará sin tren por el afán electoral del alcalde Pacheco”. 
Teruel, si el Psoe quitó el Plan Hidrológico, si el Psoe hace lo que le da la gana en los aparcamientos de las playas de Níjar o en las arenas de la capital, si pone o quita árboles en la plaza Vieja, que anule, sería su obligación, el que la estación sea trasladada a Huércal durante un par de años y la ciudad tendría tren. 
¿O no?

Con lo bonicos que están callados y sin moscas. 

Alega el alcalde Pacheco que no está enfadado con el ministro Ábalos por mandar que lo reciba un propio, sólo sorprendido. 
¡Vamos, Ramón! 

Lo mismo Almería tiene un alcalde con “horchata y no de chufa” en las venas. 
Cuando dice que no quiere guerras por la plaza Vieja y los árboles, 
¿se está rindiendo ante la junta? 
Lo mismo es cierto lo de la horchata. 
Vaya alcalde.

Y llegó el consejero de cultura de la junta, señor Vázquez y dijo que la Alcazaba iba a tener un salto cualitativo por las nuevas bombillas y alumbrado que se van a instalar.
Y se quedó tan pancho 

¿Y de las humedades, qué, consejero? 
Eso es culpa de las obras que se hicieron en las murallas en los años ochenta. 
Hace casi cuarenta años, señor consejero, por dios. 

¡Políticos!

La guinda de septiembre la puso el alcalde de Albox, vaya con Torrecillas, de cara a la pared puso y con orejeras a los actuales ediles de la oposición. 
Les llamó de todo menos bonicos. 
Este hombre

No hay comentarios:

Publicar un comentario