lunes, 22 de octubre de 2018

El más soñado y peligroso viaje de sus vidas



¡Al frontón!


No queremos Centros de Internamientos para Inmigrantes


Desde hace algunos años las voces de los políticos en Almería ha sido contraria a que se construyeran Centros de Internamientos para Emigrantes, las primeras críticas llegaron desde la formación de Izquierda Unida, últimamente hasta el alcalde de la capital ha levantado la voz, que guardaba en silencio cómplice cuando mandaba Mariano Rajoy, y que hoy, con el Psoe en el poder ya no lo hace, y pone su acento y su crítica contra los CIE. 

Hasta la fiscalía ha puesto en tela de juicio los centros y su problemática. 
¿Qué hacemos entonces con las cientos de personas que llegan cada semana a nuestras costas en pateras?
 Que alguien nos lo diga. 

¿No les extraña a ustedes las prisas que le han entrado al subdelegado del gobierno, don Manuel de la Fuente, en la puesta en marcha de un CIS que lleva unos años construido y cerrado? 
Don Manuel, 
¿puede usted asegurar que a ese CIS no irán en el futuro inmigrantes llegados en pateras? 

Mejor no diga nada. 
Lo entiendo. 
Acabamos de llevar a un frontón a casi doscientos, hombre mujeres y niños. 
Y no sé si un frontón es el mejor sitio para pasar unas cuantas noches. 

Les tomarán los datos en el puerto, dicen, y después 
¿qué harán con ellos?, otra vez al frontón ¿no? 

¿Tiene usted, junto a doña Consuelo Rumí alguna otra alternativa para ellos? 
¿Abrir las puertas y que se vayan? 
No me extraña que esta medida con los emigrantes sea la que se está llevando a cabo en Almería: Puertas abiertas para todos, España es grande y Europa espera. 

No lo van a reconocer, y se comprende, pero de aquel plan presentado en su día por los políticos de papeles para todos hemos pasado al de puertas abiertas para el que llegue, pero no reconocido por nuestras autoridades. 

No construimos centros de internamientos, es muy complicado devolverlos a sus países de origen, los módulos del puerto no dan para más, nos queda el frontón o que se vayan con “viento fresco” a recorrer los caminos de la nueva Europa. 

¿Los estamos mandando con viento fresco por las carreteras del país? 
Capaces somos. 
Si no lo hacemos así, 
¿dónde están? 
Alguien nos lo tendría que explicar. 

El más capacitado para ello sería don Manuel de la Fuente, pero menudo marrón tiene el hombre cada vez que por el horizonte aparece una nueva patera donde hombres y mujeres hacen el más peligroso y soñado viaje de su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario