martes, 2 de octubre de 2018

¿De verdad es Almería una provincia segura?



Seguridad


Según el comisario Madrona, Almería es una provincia muy segura


Dios le oiga. 
Pero no sé si en las alturas andan preocupados por la seguridad de los almerienses. 

Entiendo que cuando el comisario habla de una provincia muy segura, está metiendo en esa seguridad a los pueblos del interior. 
¿Es así, señor comisario? 

En algunos pueblos se están pensando en crear grupos de vecinos, escopetas de caza al hombro, ante los múltiplex robos que se vienen produciendo en sus cortijos. 
Me dirá el señor comisario que la policía nacional no tiene la responsabilidad de la seguridad en las zonas rurales. 

Así lo entendíamos nosotros, por ello nos llamó la atención lo que manifestó en la entrevista de Antonia Sánchez Villanueva: 
La “provincia” de Almería es muy segura. 
No voy poner en duda sus palabras en lo tocante a la capital, pero en lo que a la provincia se refiere, don Rafael, no están de acuerdo. 

En algo tiene usted una parte de razón y es posible que ello le lleve a decir lo de que Almería es una provincia muy segura, no se denuncian los robos en los cortijos. 
Para ellos es una pérdida de tiempo, los  Guardias Civiles a proteger en los pueblos del interior se cuentan con los dedos de una mano, pongamos las dos. 

(Por cierto, hay una soterrada alegría en la Guardia Civil de la capital, corre el rumor de que se esperan cambios en las alturas).

 Decía el señor comisario que faltan sesenta o setenta números en Almería ante la proliferación de las pateras. 
¿Y para proteger a los vecinos de los pueblos no faltan miembros de seguridad? 
Debe ser que no, porque de ello nadie habla. 

A los vecinos de los pueblos, y si estos son pequeños, que les den. 
Y si les roban en sus hogares o en sus cortijos, que se espabilen. 
La culpa debe ser de ellos, por tener cortijo. 
Que lo vendan y ya no les robaran. 

No sé lo que piensa el señor de la Fuente, entiendo que lleva poco tiempo en el cargo y los viejos de los pueblos no se quejan en exceso, pero lo mismo hay quedarle la vuelta a la tortilla y que las denuncias llenen las ventanillas de los Civiles.

Saben lo único que sobra en los pueblos: 
Políticos. 

Levantas una piedra y aparece uno, no para solucionarte un problema, ya quisieran, más bien para todo lo contrario. 
Proliferan en estos días como los níscalos en Tices y alrededores. 

Aseguran que una de las variedades de setas más caras del mercado se produce en nuestras sierras. Algo bueno nos queda todavía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario