jueves, 6 de septiembre de 2018

El final de agosto nos traía una buena noticia para la ciudad



Derribo


Por fin el derribo del muro de la carretera de Sierra Alhamilla


Estamos ante una de las necesidades de la nueva Almería y parecer que por fin nos acercamos a su final. 
La carretera de Sierra Alhamilla se había convertido en una de las salidas más importante y necesarias para una parte muy importante la ciudad. 

El derribo del muro que la limitaba, con la futura construcción del paso a nivel del Puche se presentan como dos de las obras más interesantes de cara al futuro de esa parte de la ciudad. 
El muro de la Renfe ha sido a lo largo de los años un efecto limitante en el desarrollo de Almería, su desaparición habrá que apuntarlo en el haber del Pp, que hace unos días, en medio de la feria de agosto, se hacía la foto ante la piqueta que hace realidad el tan esperado derribo del muro. 

No sólo nos aporta la posibilidad de una carretera de veinte metros para la circulación, nos va a ofrecer aceras más amplias y esperemos que al final sirva, y es lo más llamativo y esperado, para que la división de las dos Almerías desaparezca. 

La caída del muro del ferrocarril debe unir a la ciudad definitivamente, nos debemos olvidar de nuevos puentes para cruzar las vías y pensar en acabar con alguno que ahora adorna nuestro paisaje.

El cambio a producir en el tráfico con la apertura de la nueva Avenida debe servir para acabar en un futuro con el caos en que se ha convertido en horas punta la rotonda de las Almadrabillas, y que puede llegar a mayores si el tráfico rodado  para llegar a la zona norte de la capital toma esta vía como punto de salida, como prevén los entendidos. 

¿Hay qué pensar en un paso subterráneo en la rotonda? 
No parece una mala solución, indican los profesionales del tráfico. 
Lo importante es que la caída del muro y la nueva apertura de una carretera de veinte metros abra los pulmones de Almería camino del norte.

En medio del páramo en que se ha convertido el pasado mes de agosto en lo referente a noticias positivas para Almería, ésta, que se esperaba y que no supone una inversión desorbitada, se nos convierte en la mejor del verano. 

Además, que lo importante de la historia era que las máquinas comenzaban el derribo el muro. 
No son proyectos, palabras, por fin algo tangible que podemos tocar: 
Una máquina trabajando el muro, derribándolo. 

¿Todas las promesas políticas de obras para el próximo mes de septiembre se pondrán en marcha? 
Qué ilusión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario