viernes, 31 de agosto de 2018

Visitantes de segunda estuvieron en la feria



Ilustres


La feria de Almería y los ilustres políticos visitantes


En ediciones feriales anteriores Almería solía concitar la visita de ilustres padres y madres de la patria común, unas llegadas de la capital del oso y el madroño, otras de las orillas del padre Betis; con el diferente carnet político entre los dientes y el mensaje político en cada uno de ellos o de ellas en los labios como es menester, pero Almería recibía el apoyo solemne de los más altos próceres de las diferentes administraciones y partidos políticos. 

Daba la impresión en años anteriores de que los partidos luchaban, se peleaban por enseñar a los más altos y guapos-as de su escalafón. 
Este año no hemos tenido esa suerte. 

Lo más granado del Psoe ha sido doña Adriana Lastra, del Pp nos ha venido el Moreno andaluz, por Ciudadanos apareció el bueno de Marín, el colega de Susana (ni siquiera el paisano de Dalías se ha dado una vuelta, lo mismo espera a las hermosas y sonoras fiestas del Cristo de la Luz) y por Iu Antonio Maillo. 

¿El señor Maillo vino a la feria o a meterse con Rivera y Casado?
 A lo que le dio la gana. 
¡Vale, vale! 

Cuentan que Susana no ha tenido tiempo para venir a la feria de Almería. 
Seguro que la de Sevilla no se la perdió. 
¿Y la de Málaga, Córdoba, Granada y demás hijas suyas, recibieron el apoyo, la ternura y el cariño de la sultana madre? 

Tampoco se ha decido a darse una vuelta por la feria algún líder de los morados de Podemos. 
Lo mismo no sabían a quién invitar. 
Si invitaban a Teresa se podía enfadar Echenique. 
Mejor dejarlo para otro año, que en este ya llevamos más de un susto y un nervio. 

Con todo, no estaría de más que nos contaran por lo menos la ausencia de la presidenta, esa que dice y asegura que es de todos los andaluces. 
En Almería y en su fiesta grande no ha ejercido de ello. 

¿Qué se nos ha escapado, en qué han fallado los representantes políticos almerienses para el abandono o boicot que ha recibido la ciudad en sus días grandes? 
¿Están poco valorados los actuales líderes almerienses, o es que algunos de los punteros no quieren dar la cara ante los ciudadanos? 

¿Serían capaces los almerienses de abuchear a Sánchez como hicieron en Sanlúcar? 
No lo creo. 
El almeriense es un pueblo pacífico. 
Se conforma con casi todo, se cree todo lo que le dicen, no tiene maldad. 

Tendréis Ave, nos aseguran, y se cumplirán los plazos, y nos lo creemos. 
Santos e inocentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario