sábado, 25 de agosto de 2018

¡Vamos, que se acaba la feria!



¡Se acaba!


Estamos ante el gran día de la feria de agosto y de Almería


Se nos acaba la feria, nos quedan unas pocas horas para disfrutar de ella, mañana domingo a descansar y una gran mayoría de almerienses el lunes a trabajar. 

“Dura poco la alegría en casa de los pobres”, por lo que hay que intentar aprovechar hasta el último segundo de fiesta.

No estaría mal que los señores del ayuntamiento pensaran en el lunes de resaca 
¡oh, hermoso luces de resaca!, 
lo intentó instaurar Fernando Martínez siendo alcalde y no le dejó una dura campaña orquestada por algunos sectores de ciudadanos. 

Aquello ya es historia, cierto es, pero lo mismo habría que volver a poner el famoso “lunes resacoso” sobre la mesa de discusión.
 Escribiremos del tema con posterioridad, creo que es interesante ferial y políticamente. 

Pocos ambigús en la feria del mediodía. 
Costaba conseguir una fría cerveza o un tinto de verano con más hielo que líquido, pero con todos los inconvenientes que les quieran poner desde el ayuntamiento, incluido el calor insoportable en algunos momentos, la gente está por la hermosa labor de disfrutar de la feria del mediodía. 

Y los padres con hijos en edad de merecer encantados de que se cansen, se agoten durante la del día y pasen de la de la noche. 
No lo consiguen del todo y lo sienten, pero algunos días lo logran y son felices. 

Hoy toca nueva noche en el lejano recinto ferial con los amigos, es la última y hay que aprovecharla, del aparcamiento es mejor olvidarse, bus o taxi compartido y a la feria. 

Llegaremos temprano y a la busca del pincho del moro, el auténtico, que hay otro que no es lo mismo. Unas cervezas en las casetas del Psoe y del Csif a la espera del trago largo. 
Espero que nos cuenten los sindicalistas la verdad de lo ocurrido con la negativa a que un hombre de color entrara en la caseta. 

Por cierto 
¿son privadas o públicas las casetas de feria en el recinto? 
Digo esto porque en alguna ocasión me han prohibido la entrada por ir con pantalón corto. 
Era privada la caseta, me decían, y con derecho de admisión. 
Que nos lo aclaren sería lo necesario. 

No se me pongan tristes o serios, aún nos quedan algunas horas para el disfrute. 
Olvídese de los problemas (es difícil lo sé, pero hay que intentarlo), de los políticos y sus decisiones, no piense en los impuestos a pagar, en lo que cuesta la vuelta al cole. 

¡A la feria, que son las últimas horas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario