miércoles, 1 de agosto de 2018

¡Si dimitieran los dos, playas felices!



Las playas


Las actividades en la playa enfrentan al ayuntamiento y a la junta


Y la nueva guerra la sufren, la padecen y la pagan los ciudadanos. 
Los únicos que no tiene culpa de nada, los que pagan los sueldos de los caballeros y de una y otra administración, los que con sus impuestos sostienen los chiringuitos que tanto inútil político utiliza como atalaya desde la que atacar a sus enemigos. 

Que no sean capaces de ponerse de acuerdo los señores Sánchez, don Carlos y el señor Enriquez, don Raúl, demuestra a las claras en manos de quien están los ciudadanos almerienses. 
Las actuaciones musicales previstas por el ayuntamiento en las playas de la capital no se pueden autorizar por la Junta, cuestión de la ley de costas. 

¿Me está diciendo don Raúl que en años anteriores se autorizaron ilegalmente? 
Vaya tropa. 

Reconozco que no me he leído la ley de costas, ¿me podría usted poner al día de los incumplimientos en los que cae el ayuntamiento para que ustedes no le puedan autorizar un concierto en la playa?

 Podemos pegarle fuera a la arena, llenarla de basura durante la noche de San Juan, y estoy de acuerdo con ello, 
¿pero no podemos montar un escenario para un concierto? 
Me pierdo.

Creo que hace falta alguna explicación más clara, más entendible, para tontos como yo, que no conocen la ley de costas. 
Lo mismo tiene razón el señor delegado de medio ambiente de la Junta y no es factible la autorización.
Si es así, las explicaciones dadas hasta el momento, me va a perdonar, no convencen al personal, ni al más zipote de ellos.

No nos importaría tener que decirle inútil al edil del Pp don Carlos Sánchez, pero no veo argumentos escritos por parte de usted para hacerlo, más bien al contrario. 
Si no aclara usted, y da a conocer lo manifestado por sus técnicos en los informes para la negativa, nos queda la duda de a quién podemos echar la culpa de la nueva guerra abierta entre ayuntamiento y junta. 

Dice Raúl que Carlos no ha hablado con él, ¿ha hablado usted con Carlos?

Dos no se pelean si uno no quiere, y da la impresión de que ante esta historia de playa y de actuaciones musicales estamos ante dos gallos de pelea en el mismo escenario y con los espolones bien afilados. 
Y mientras estos dos gallos políticos se lanzan uno contra otro, los ciudadanos asistimos atónitos a la pérdida de actuaciones en las playas durante las noches del estío almeriense. 
¿Y si dimitieran los dos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario