miércoles, 15 de agosto de 2018

Los políticos no han sabido defender el centro



¡Salvar el centro!


Almería se nos desangra por el sur, por el norte y por el oeste


Desde hace muchos años se ha venido comentando el gran problema de desarrollo urbanístico que padece la ciudad de Almería. 
Cuando siendo alcalde el hoy director general de memoria histórica, Fernando Martínez, decidió que había que dotar a la ciudad de un plan de urbanismo, lo confió a un grupo de arquitectos sevillanos, se especulaba por aquellos que estaban cercanos al Psoe y que la recomendación del partido era darles el trabajo. 

Y así se hizo. 
Especulación aparte y olvidada, se puso sobre la mesa el gran problema de Almería. 
No podía crecer por el norte, terrenos protegidos, no podía hacerlo por el oeste, acantilados protegidos, no podía viajar por el sur, Mediterráneo presente. 

Sólo quedaba una salida, el este y nos encaminamos hacia la Vega de Acá. 
No le dimos o no supimos darle una solución al futuro urbanismo de la ciudad y la condenamos en tiempos de democracia y de políticos a los mismos males de años anteriores. 

En los cincuenta la Almedina, la calle la Reina y adyacentes eran ricas en comercio. 
Años después le llegó el turno a la calle Real, negociaos y comercios, discotecas, hoy bares y terrazas durante los fines de semana. 
El Paseo seguía siendo el “tontodromo” por el que paseaban todos los jóvenes de aquellos años. 

Pero Almería no ha crecido en círculos, no ha podido, no ha defendido el centro y se nos ha extendido por la Rambla, por la carretera de Ronda, por la Avenida del Mediterráneo para seguir comiendo terrenos en la vega, hoy la de Acá, mañana la de Allá. 

Y hemos ido dejando que la ciudad se desangre por el norte, por el sur y por el oeste. 
Nos hemos ido alejando del centro cada día un poco más y no le hemos puesto solución. 
Ni siquiera fuimos capaces de hacer de toda la rambla un aparcamiento, la dejamos a medias. 

La feria, el gran evento festivo de Almería, estuvo en el Puerto, las Almadrabillas, el Zapillo, la Avenida del Mediterráneo y hoy en la Vega. 
¿Mañana? 
De seguir por el camino andado, acabamos en unos años en Retamar o Cabo de Gata. 

¿Y el centro qué? 
Lo que han querido los señores políticos de aquí, que no se opusieron a las lejanas directrices de sus jefes en Sevilla. 

Hay que salvar al centro, claro, pero con ustedes al frente lo veo complicado, no tienen coraje para saltar las murallas del norte y del oeste, y sin ese salto, nos vamos alejando cada vez más de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario