sábado, 4 de agosto de 2018

La agricultura pierde tirón, ¿por qué?



¡Campaña agrícola!


Si el consejero dice que es aceptable ¿cómo debe estar el sector?


Los políticos, sean del partido que sean, no quieren reconocer los malos datos que se producen en cualquier sector económico y el agrícola no iba a ser una excepción. 

Don Rodrigo Sánchez, consejero campero por la gracia de doña Susana, manifestaba en la presentación de los datos de la campaña agrícola que ésta había sido aceptable. 
Si él dice que Almería ha tenido una campaña aceptable, nos cuesta trabajo imaginar la realidad de lo ocurrido. 

Hasta ahora estábamos viviendo momentos históricos, cada campaña era mejor, y de records continuos, oiga. 
Llenábamos las páginas de la prensa de grandes cifras y de las toneladas vendidas y exportadas por las grandes empresas y cooperativas de nuestro campo. 

Almería era y estaba haciendo historia agrícola año tras año y aplaudíamos hasta con las orejas. 
Parece que esta campaña, este año, la cosa no ha ido tan lustrosa, y ha tenido que salir el consejero a decirnos que ha sido aceptable. 

Si el responsable político dice que la campaña ha sido aceptable….y lo hace con cara de circunstancias el hombre, ya se pueden imaginar cómo estará el pequeño agricultor. 
De entrada le reconoce don Rodrigo que ha recibido por sus productos un doce y pico por ciento menos que el año anterior. 

¿Sólo un doce y pico? 

¿Don Rodrigo, no estaremos manejando-manipulando los datos para cuadrar las cuentas y hacerlas algo más aceptables?

A veces por culpa del agua, otras por el clima, cuando no por la competencia de otros países lo cierto es que el pequeño agricultor almeriense, la empresa familiar que sustenta el sector no viene teniendo saldos positivos como para la alegría y la esperanza. 

Hablamos y escribimos sobre las grandes empresas y cooperativas, de los millones de kilos que venden y de lo que ganan algunas, pero no bajamos a los rendimientos económicos que recibe la familia de uno o dos invernaderos, estos se vienen viendo mermados campaña tras campaña. 

No interesan las cifras familiares, es preferible quedarse con las “macro” de las empresas, 
¿legal hacerlo así?, 
claro, pero esos datos no reflejan la puñetera realidad de las empresas familiares que conforman el gran sector agrícola almeriense. 

Y así nos puede decir el político responsable de turno, con toda tranquilidad, que la campaña ha sido aceptable. 
Sólo se ha perdido un doce y pico por ciento de su valor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario