viernes, 3 de agosto de 2018

El dichoso mañana de los dinosaurios



Dinosaurios


¿Los dos grandes dinosaurios del Pp almeriense han perdido poder?


Es evidente que Rafael Hernando y Juan José Matarí, que de ellos estamos escribiendo, han perdido parte de ese poder que hasta el momento han tenido dentro del Pp. 

Se puede vender, y se hace, que siguen en las altas instancias del partido, pero ya no es lo mismo. 
Rafa será portavoz adjunto en el congreso y presidente de un comité, pero no lo veremos en la tribuna del congreso, no será el que salga todos los días a defender la postura de los populares en el palacio de los leones. 

No se sentará a analizar y discutir con el propio de Casado las opiniones a verter o el discurso a pronunciar. 
Y cuando venga por Almería, quizás empecemos a  verlo un poco menos, no llevará a los medios de información nacionales detrás, como le ha ocurrido durante los últimos tiempos. 

Es evidente que la vida política de Rafael Hernando va a dar un cambio notable con la llegada de Casado, lo que no quiere decir que en algún momento no vuelva a tornar a los días de gloria vividos dentro de su partido. 

Llegó a Almería de la mano de Aznar, no lo olviden, fue una de sus jóvenes apuestas y lo colocó de número uno en la lista al congreso. 
Durante meses le llamamos el cunero de la Alcarria, pero Hernando supo ir haciéndose un hueco entre la gente de su partido y con el tiempo todos nos olvidamos del lugar de nacimiento de Rafael. 

Con Rajoy llegó al estrellato político, con Casado llega el momento de dar un paso atrás. 
El mañana en política se escribe cada día, pero no creo que tenga problemas para situarse de nuevo en las listas del Pp y en puesto de salida. 

¿De nuevo por Almería? 
Es lo único que nos queda por saber. 

El otro gran dinosaurio del Pp almeriense, el que fue durante años y años el monaguillo de Javier Arenas, Juan José Matarí, se mantiene en el puesto que ya tenía dentro del organigrama del partido, pero antes tenía por encima al campeón, que lo ha venido defendiendo a capa y espada, hoy ya no lo tendrá. 

El poder de Matarí se puede diluir como un azucarillo, nunca lo fue por él, sino por el apoyo de Javier. ¿Sin él, qué le puede ocurrir al almeriense Matarí? 

Zoido se vislumbra como su esperanza de seguir manteniendo la ilusión de seguir en política y con cargo público para seguir viviendo de los presupuestos generales de las cortes. 
¿Lo conseguirá? 
El mañana, dichoso mañana dicen los políticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario