miércoles, 6 de junio de 2018

Para los regantes el agua sigue siendo la espada sobre sus campos



Damocles


 Dijo García Quero: La espada sobre la agricultura ya no es el agua


Que San Marcos te oiga y te conceda ese hermoso deseo, querido Manolo. 
Digo San Marcos por ser el patrón de El Ejido, con el que supongo debes tener algo más de enchufe. Yo por si acaso se lo pediré a San Indalo. 

Una pregunta,
 ¿cuando hablas de la agricultura te refieres a la de toda la provincia o sólo a la del Poniente? 

El Poniente almeriense, dicen las lenguas, que no tiene problemas hídricos, ahí está la balsa del Sapo como confirmación. 
Sin entrar en los detalles, todo indica que los problemas de agua se presentan especialmente en algunas zonas de la capital, más bien por problemas técnicos, administrativos y de gestión. 

Donde se está viviendo el drama padre es en el levante, y no parece que se le esté buscando una solución por parte de los responsables políticos. 

Cuando leyeron tu frase no la debieron entender demasiado bien, su agricultura sigue teniendo la espada del dichoso Damocles sobre sus cabezas, y la misma sigue siendo la que les ha dejado cinco mil hectáreas sin regar esta campaña, la que les hace que se gasten en comprar derechos y agua desalada en otras tierras, la que sigue esperando que algún político con un par deshaga la estupidez del bobo que nos gobernó, y que miren por dónde era de tu mismo partido. 

Él sí pudo quitar la espada que pende sobre la cabeza a los regantes del levante almeriense, pero no quiso, no le dio la gana, se los pasó por el forro de sus caprichos. 

Ojalá San Marcos te oiga y la haga desaparecer. 
No sé cómo, no me lo imagino, pero supongo que tendrá poderes en las alturas para hacerlo, porque como sigan esperando una solución terrenal, se pueden dormir en los laureles. 

Otros que tampoco deben estar de acuerdo con la frase en cuestión son los de Acuíferos Vivos, para ellos el río Aguas está seco y sobre explotado su acuífero, hasta tal extremo que hace unas semanas se presentaban en la ONU con el problema de su río y la semana pasada se dieron una vuelta por la zona, no eran muchos los preocupados andariegos, es cierto, pero ahí estaban sin desmayar y eso que tras las lluvias primaverales el río Aguas ha visto crecer en algo su caudal.

Lo que es una alegría (o una pena según se mire) es seguir viendo estos días el cauce del río Andarax llevando agua a su paso por Illar o Alhabia camino del mar. 
Y sin la pantaneta de Alcora sigue Almería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario