martes, 12 de junio de 2018

El voluntario de Vícar y sus abusos por comida



Sexo por comida


La denigrante historia de un voluntario de una Ong de Vícar


Es inocente mientras no se demuestre lo contrario y hay que preservar sus derechos y su privacidad por encima de otras circunstancias. 
Puedo estar de acuerdo con todo lo expuesto anteriormente, pero a veces cuesta trabajo entender estas licencias permitidas por nuestras leyes. 

El sujeto en cuestión, voluntario de una Ong en Vicar según se ha denunciado, comentado y declarado por parte de las personas que se han sentido victimas de chantajes de sexo o dinero por comida, está en prisión, por lo que entendemos que cierta seguridad tiene la justicia de lo que han sido las prácticas del susodicho sujeto. 

Y si es así, 
¿por qué la sociedad sigue sin conocer su nombre, sólo las iniciales? 
¿Por qué no conocemos la cara de este sujeto  (y colaboradores) que ha engañado a los que donan la comida para los más necesitados, a la Ong en la que colabora y lo que es el mayor delito de todos, ha abusado de su cargo y de esa comida para exigir favores sexuales y de dinero a las familias necesitadas? 

Vemos cada día la pena de telediario que se les da a los políticos (no voy a decir que no sea merecida en la mayoría de las ocasiones), pero si esos políticos trasladan el dinero de nuestros bolsillos a los suyos, de la persona que escribimos no sólo les roba los alimentos a los donantes, es que chantajea a mujeres, madres de familia, por ese alimento tan necesario para sus hijos y familia, con peticiones de relaciones sexuales o dinero. 

Y para mayor vergüenza le da la cantidad de comida según sea, como así se ha denunciado, el favor sexual recibido. 
Si eso no es una violación en toda regla ya me dirán ustedes lo que es. 

Y todavía no sabemos su nombre, sólo sus iniciales. 
Vale, son los derechos sobre su privacidad, ¿pero donde están los de esas mujeres de Vícar que han sido violentadas, vejadas y tratadas como esclavas sexuales por una necesaria lata de lentejas que llevar a su hogar? 

Si dicen de quitarnos un árbol salimos a la calle a defenderlo, si nos enteramos de que un voluntario de una Ong está abusando de madres de familia por comida nos lo pensamos, y hasta el ayuntamiento tardó en sacar el comunicado. 
Pero lo sacó, menos mal. 

Ahora nos gustaría verle la cara, conocer su nombre, saber quién es el que ha estado abusando de las mujeres de Vícar y poder poner su foto junto a los de la manada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario