viernes, 4 de mayo de 2018

Los raseros de la justicia con los políticos



La suerte


Hay políticos para los que la justicia parece el premio de la Once


El alcalde de Carboneras, don Salvador Hernández, ha visto como la justicia le ha rebajado la sentencia para que dentro de un año pueda volver a la política activa municipal. 

Si le hubieran mantenido los tres años de la primera sentencia no se podría haber presentado a las municipales del diecinueve, lo tendría que hacer otro compañero de su grupo y su vuelta dentro de cinco años ya se le habría puesto muy cuesta arriba. 

Con la sentencia de un año es como si le hubiera tocado el cupón de la Once, se va de vacaciones un año y vuelve por sus fueros a partir de mayo del próximo año. 
La ciega de la justicia premia al político y sin tener que comprar el cupón de los ciegos de la Once. 
Algo en común parecen tener la justicia y la Once. 

La suerte de Salvador con el “cuponazo” judicial no la han tenido otros colegas de política y por cometer el mismo delito, no dar información de los expedientes del ayuntamiento a la oposición. 

Quiero dejar constancia de que me parece oportuno que esos políticos anden en la cuneta, y es más, que no vuelvan a cargo público. 
Fueron contumaces en el delito cometido de no dar información a la oposición, y para más inri, si le preguntan, no están arrepentidos de lo que hicieron, lo volverían a hacer. 

Mejor que no vuelvan, que se queden en sus casas. 
La democracia no necesita elementos de esta catadura moral y política. 

Pero don Salvador, tras el año sabático impuesto por la justicia, en principio eran tres, se podrá volver a presentar.
 El hombre habrá cumplido con la sociedad.

¿Qué van a hacer los vecinos de Carboneras dentro de catorce meses?
 ¿Volverá Salvador, con pactos con en el Pp o sin ellos a ser alcalde de la localidad? 
Es la gran pregunta. 
¿Se merece el señor Hernández, tras el delito democrático cometido, volver a estar al frente de los designios de los vecinos del pueblico? 
¿Se pueden fiar los ciudadanos-votantes de que no vuelva a ningunear la información a la oposición? 

No estamos ante un presunto, estamos ante un político que ha sido condenado a un año, en principio fueron tres, por cometer un acto que está penado con la inhabilitación para cargo público, los hombres y mujeres del pueblo de Carboneras lo pueden votar, estarán en su derecho, y él en presentarse, pero que no se olviden que estarán votando a un candidato condenado por la justicia. 
Que no es poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario