martes, 17 de abril de 2018

Vaya tres "patas" para el Cable Inglés

Calvo y de la Serna



Los dos políticos que han prometido rehabilitar el Cable Inglés



Primero lo hizo ella, hace ya tantos años que no creo que ni siquiera se acuerde, pero yo estuve allí, en una rueda de prensa en la que prometió, era entonces consejera de cultura de la Junta, que la misma iba a invertir tres mil millones de pesetas en la rehabilitación del monumento. 
¡Bien! 

Ya veíamos terrazas, cervecitas y tapicas desde lo alto del cable. 
Hace años de aquello, andábamos todavía con las pesetas a cuestas, y lo único que se ha conseguido es una mano de pintura y unas vallas en su entorno ante la caída de trozos del viejo y casi decrépito cable. 
La promesa de doña Carmen Calvo, que por cierto ha estado en estos días en Almería, no sé si habló del cable, lo mismo tuvo cuajo para ello y más, se ha convertido en una tropelía más cometida por los políticos con Almería, los almerienses y su entorno cultural. 

Unos días antes de la presencia de doña Carmen en un seminario socialista de la mano de la ejecutiva local estuvo por aquí el titular de fomento, el medallista de la Serna, y prometió lo “mismico” que la señora Calvo, que su departamento rehabilitará el Cable Inglés. 
Otro ¡bien! para él. 

No le puso cantidad económica a la promesa, pero el hombre fardeó con que él regalará a los ciudadanos un cable para admirar y pasear. 
¿Sólo pasear y admirar?
Eso parece.
¿Nos quedaremos sin cervecitas y tapicas? 
Así es, colega. 

Sólo pasear y admirar ese hermoso Mediterráneo bajo nuestros pies, que tampoco está mal. 
Doña Carmen Ortíz, presidenta del puerto, también ha lanzado su mensaje sobre el paseo y el mirador del cable. 
Ya van tres claros escritos políticos sobre el mismo tema, la rehabilitación del viejo cargador de minerales de Alquife. 

No le han puesto fecha al paseo, no se han querido comprometer, que luego se lo recordamos y les decimos de todo. 
Lo único que han conseguido es ponernos los dientes en plan vampiro. 
Ya veremos si al final chupamos algo, aunque sea un trozo de hierro oxidado a punto de caernos sobre la cabeza.


Tengo que agradecerle al señor ministro que ha sido capaz de reconocer las carencias de Almería y el agravio que supone esa situación ante otras provincias de la aún llamada España, pero, que quiere que le diga, nos suenan tan falsas las actuales promesas de ustedes, los Calvo-Ortíz-de la Serna, que muy poca ilusión despiertan. 
Y el francés con problemas de un millón de euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario