lunes, 16 de abril de 2018

La defensa de la gastronomía de C´s

¡Socorro!



Ciudadanos Almería pide ayuda a la Junta para las migas y las esparragás



Que está bien, que no voy a criticar la petición de “socorro” por parte de doña Marta “la del tren”, que está en su derecho y que se lo vamos a agradecer los almerienses, especialmente los dedicados al mundo de la hostelería y el turismo. 

El que Almería sea capital gastronómica de España el año que viene es importante, muy importante, nos coloca un poco más en el mapa viajero de los españoles, por lo que hay que reconocer el mérito de la señora Bosquet al poner el acento en que la Junta de doña  Susana Díaz, a la que ella le ha aprobado con su voto los presupuestos económicos de este año, nos apoye con la olla, el plato y la cuchara. 

Y digo yo, ese “socorro” que pide para las “migas”, el “trigo” y las “acelgas esparragás” no podría hacerlo también para el Plan General de Ordenación Urbana (por poner un ejemplo), al que doña Susana hoy y los anteriores presidentes de la Junta, viene poniendo “chinita tras chinita” en el camino en los últimos veinte años, que se dice pronto, veinte años viene la Junta negando aprobar un plan urbanístico para la ciudad de Almería. 

De lo que hicieron los señores Chaves y Griñán (qué caritas tienen estos días en el banquillo) durante su época presidencial andaluza con el Pgou no le vamos a echar la culpa a doña Marta, pero de lo que está haciendo doña Susana, entre otras cosas con el Plan, ella y el señor Marín, don Juan, son tan culpables como la trianera. 

Me gusta que doña Marta le levante la voz a la presidenta en lo tocante al “mero a la vinagreta”, el “calamar en aceite” o la “marraná de pulpo”, pero que lo haga también en temas políticos y que afectan de forma muy importante a los intereses de nuestra provincia, donde dan la impresión, ella y su don Juan, de pasar y de puntillas por las habitaciones de la presidenta, no la vayan a despertar.


Comparamos el comportamiento de C´s en Andalucía con otras comunidades y algo no nos huele a los almerienses demasiado bien en las riveras del Guadalquivir. 
Deberían hacérselo mirar don Juan y doña Marta. 

Está muy bien lo de que le pinten cuadros a una, encontrar puestos de trabajo para la familia y amigos y pedir “socorro” para las “pelotas” de la Terraza Carmona de Vera, pero tengo la impresión de que se deja usted, doña Marta, lo más importante sin defender. 

¿El señor Marín no la deja ser libre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario