miércoles, 11 de abril de 2018

El ministro de fomento no vino dando

De la Serna


El ministro de fomento volvió a Almería y se llevó una medalla


Dejando el  hospital provincial a un lado, motivo por el que Gabriel Amat le prima con la distinción, y ciñendo el argumento a lo que nos volvió a contar sobre inversiones en comunicaciones, saco la conclusión de que Almería, la nuestra, sólo se va a beneficiar a lo largo de este año con la desaparición del paso a nivel del Puche. 

Solo eso. 

Más de veinticinco años llevamos esperando decirle adiós al mismo, más de cinco lustros en los que los dos grandes partidos han estado al frente del poder central ¿y qué? con un palmo de narices, así nos ha ido dejando a los ciudadanos un año tras otro. 

No es como para que ministro alguno se venga a poner medallas sobre su pecho por quitarlo. 
Hora era que lo hicieran de una vez. 

De la alta velocidad, del soterramiento, del tren al puerto, del corredor, del Cable Inglés y del tren a Madrid, temas que han aparecido en la visita, nuevas promesas de cara al futuro. 
Se sigue apostando por el veintitrés como fecha para que el Ave llegue y todo lo demás. 

Pero la gran verdad que nos deja el señor ministro de la Serna, y que le agradecemos, es que en las cuentas del estado de este año, aún si aprobar en el parlamento de los leones, no hay muchos euros para inversiones en Almería. 
Parece que unos ocho millones.

Pero que no se preocupen los almerienses, en el veintitrés todo estará acabado. 
Rato dijo que el Ave llegaría en el dos mil cinco. 
Luego apareció por aquí el ministro Cascos y no dejó ni hierba a su paso. 

Si en realidad se convirtiera todo lo que ha dicho y prometido el señor ministro de la Serna en estos días se merecería otra medalla, y hasta una copa habría que darle, pero mucho me temo que el ministro de cara de buen chico, de no haber roto nunca un plato, no tiene dinero hoy, y es muy posible que no tenga poder político en el futuro del diecinueve, con lo que ya veremos donde se quedan todas las promesas. 

Hemos visto caer árboles más altos, vimos cómo se nos quitaba un plan hidrológico cuando ya estaba aprobado y con las primeras piedras puestas y bendecidas.


Lo siento señor ministro, pero venir con promesas, muchas, y sin un euro en la cartera para este año, como usted ha hecho durante la semana de procesiones, no levanta el ánimo del personal, sólo ha sido eso, una procesión más y esta de políticos. 
Y las de los políticos siempre han sido para pedir, nunca para dar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario