lunes, 12 de marzo de 2018

Del cable y otras historias

 Del Cable y otros



La Junta entrega a la Autoridad Portuaria el proyecto de restauración



Lo que llama la atención, lo que parece algo exagerado es lo que dice la Junta que le ha costado la redacción del proyecto. 
Y que no consiga yo un contrato parecido, con lo fácil que lo pone en estos días la red: un corte y pega y cuatrocientos mil euros del ala a la buxaca. 

Eso dicen que le ha costado el trabajo a la Junta: cuatrocientos mil euros de nada. 
No conozco el trabajo, lo mismo lo vale, pero por lo me cuentan algo exageradillo se antoja el precio pagado por los jefes de la Junta. 

Cuatrocientos mil euros por decirnos lo que hay que hacer en el Cable Inglés parece costo elevado, pero claro, como salen de los bolsillos de los ciudadanos, a ellos que más les da.

El gobierno reconoce que faltan ciento once entre policías nacionales y guardias civiles. 
Partido Popular y algún sindicato que faltan médicos en la sanidad almeriense. 
Faltan policías locales y bomberos en la capital, dice el Psoe. 
El consorcio de Poniente, según denuncia, tiene necesidad de mayor número de bomberos. 

¿Hay algún sector que tenga todas las necesidades cubiertas en Almería? 

Ya, usted también lo ha pensado: 
el político. 
Una patada a una piedra y aparece un político dejándose media vida por nosotros.

Diputación aprueba la norma para el reparto de ayudas y subvenciones. 
El Psoe vota en contra, dice que se van a seguir dando las ayudas directas, sin pasar por el pleno, al libre albedrio de don Gabriel. 
Si tiene razón el Psoe, por qué se abstienen los grupos de Iu y de C´s. 

¿No tienen nada qué decir? 
Sí, pues que lo digan.

Un amigo me ha sacado de un error, no son cinco las administraciones que pagamos los ciudadanos, son seis. 
Europa, 
España, 
Andalucía, 
diputación, 
ayuntamiento y nos faltaba la sesta: 
Mancomunidades. 

Y casi con las mismas competencias que las demás, y con funcionarios, y con políticos, y con cursos, y con talleres, y con cursillos de bolos, bolillos, teatro y lo que se presente. 

Siempre hay un amigo al que darle un trabajillo y unos eurillos. 
¡Viva la alegría de tener un político con poder! 
Y los ciudadanos pagando cada día más impuestos.

Y Antonio Peñuela no deja del todo la alcaldía de Partaloa. 
Sigue sin irse. 
A la justicia ni caso y como no hay Guardias Civiles suficientes en la provincia, no encuentran pareja que suba al pueblo a sentar en su casa a don Antonio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario