martes, 27 de marzo de 2018

Ante el día mundial del agua, Almería ¿qué celebra?

¿Qué celebramos?


Seis mil hectáreas sin cultivar por falta de agua en Almería


Ya no estamos hablando de que falta agua en Almería sólo por dar la vara al partido o político de turno. 
Ya no se trata, como hacen siempre los del Pp y el Psoe, de echarse las culpas el uno al otro ante la necesidad de agua en esta provincia. 

Lo que ocurre, mientras ellos siguen mirando a la luna de marzo, es que las tierras hasta ayer cultivadas hoy se quedan en barbecho (y no para que se regeneren), se han quedado sin cultivar por falta de agua. 

Ya no escribimos de un posible futuro sin agua para regar los campos, lo hacemos ante un real, preocupante y lacerante presente: 
“Seis mil hectáreas se han quedado sin cultivar en Almería por falta de agua”. 

Y los políticos mirando lo hermosa que está la luna en los cielos estrellados de nuestra Almería. 
¿No los podríamos mandar a ella durante unos cuantos años? 
Hacerlos astronautas y desde “Maspalomas”, no hace falta que vayan a Maspalomas, desde Pulpí los podemos lanzar a la conquista de nuevos mundos. 

En Madrid se reunieron agricultores de Alicante, Murcia y Almería. 
Hay lenguas que hablan de que son más de cincuenta mil regantes los que gritaron en las puertas del ministerio de la señora Tejerina contra la falta de agua que padece la huerta de Europa. 

Manifestaciones como esta han venido celebrándose en las provincias afectadas y ha sido poco o nada lo que se  ha conseguido, y a la prueba de esas seis mil hectáreas sin cultivar en Almería me remito. 

Seis mil, mucho terreno sin cultivar, sin crear algunos miles de puestos de trabajo, sin sustentar a cientos de familias. 
¿Y los políticos? 
¿Siguen mirando la luna? 
Ahí siguen, parece que ahora miran a marte. 

Tampoco es mal planeta para mandarlos por un tiempo. 
Y si encuentran agua que nos la manden, pero que lo hagan cuando Zapatero ande de ronda por Venezuela, que si no nos la quita.


Es triste, pero si no queremos cabrearnos tenemos que tomarnos a broma a estos caballeros y señoras que dicen representarnos y que por ello cobran unos buenos emolumentos a través de nuestros impuestos. 
Me dice al oído un agricultor: no sólo de políticos estamos hartos, en el campo levantas una piedra y sale una organización que dice ser agrícola y defendernos no sabemos muy bien de qué. 

Demasiada gente viviendo de los tomates, los pepinos, las berenjenas, los pimientos y del trabajo del agricultor. 
¡País!

No hay comentarios:

Publicar un comentario