martes, 6 de febrero de 2018

¡Hartura de inútiles!

Galasa


El riesgo para cuatro pueblos por el agua y sus políticos


Lo de Galasa está empezando a tocar las meninges a muchos ciudadanos que no tienen culpa de nada, bueno sí, de los políticos que votan en sus pueblos. 
No es criticable el que el ayuntamiento de un municipio abandone el servicio que le presta Galasa, está en su derecho de hacerlo si cree que con ello se beneficia a los vecinos que le votaron y le dieron mayoría en la institución. 

Creen que Galasa no satisface por su servicio o sus precios a los vecinos y se buscan alternativas: 
Son muy libres de llevarlo a cabo. 

Lo que no puede hacer un alcalde es abandonar un servicio con fecha predeterminada y que cuando esta llega no tener la sustitución preparada. 
Los cuatro municipios que dejan la empresa sabían la fecha en que Galasa dejaba de prestar sus servicios, por lo que para ese día los ayuntamientos tenían que tener la solución a punto. 

Por lo visto y oído en la Diputación esto no ha sido así. 
Galasa cierra el grifo y los alcaldes no han hecho nada, o casi nada, para que otra empresa lo abra. 

Y entonces llegan las madres mías, los lloros por los pasillos y los abandonos de los plenos. 
Demuestran ustedes poca capacidad de trabajo si en todos estos meses no han sido capaces de buscarles una solución a sus pueblos. 

No se merecen estar al frente de sus vecinos, son ustedes un peligro. 
¿Qué esperaban ustedes, que Diputación al final les solucionara lo que ustedes no han sido capaces? 

El alcalde de Serón, como cabeza del grupo socialista en Diputación y de los cuatro ayuntamientos levantados, debía pensar que al final torcerían el brazo al presidente Gabriel Amat y al vice Javier Aureliano, y no lo ha conseguido. 
Sabían de sobra estos cuatro ayuntamientos el tiempo que tenían por delante y ¿qué han hecho? es lo que tienen que explicarles a sus vecinos, una vez que Galasa les ha cerrado el grifo y ustedes no tenían preparado el recambio.


Una pena que la actitud y pelea de unos políticos en Diputación pongan en peligro a unos vecinos, como ocurre en estos momentos en cuatro pueblos. 

¿Qué sería de nosotros si no estuvieran los jueces para arreglar las barbaridades de los políticos? 
Ha tenido que ser la justicia la que diga que no se puede dejar a los vecinos abandonados, ha tenido que ser un juez el que le diga a diputación que Galasa tiene que seguir prestando el servicio. 
Hartura de inútiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario