lunes, 26 de febrero de 2018

El Pp a crear empleos a mogollón. Dicen

Empleo andaluz


Carmen Crespo promete seiscientos mil empleos en cuatro años


Si gana el Pp, claro está. 

La diputada almeriense en el parlamento andaluz nos dejaba hace unos días la noticia del año. 
“Si el Pp gana las próximas andaluzas crearemos seiscientos mil puestos de trabajo durante la legislatura”.

 600.000 nuevos empleos. 
¡Madre mía! 
¡Qué locura! 
¡Sería la repera! 

¿Nos lo creemos? 
Yo que sé. 

Ciento cincuenta mil puestos de trabajo cada año en Andalucía. 
¡Sería una bomba! 
¡Más de diez mil al mes! 
No sé cuántos cada día. 

¡Una pila, un puñao, una barbaridad! 
Señora Crespo, ¿cuántos empleos le tocan a nuestra provincia, no nos lo dice? 
Vale, ya hacemos nosotros la cuenta. 

Doña Carmen, ¿está usted segura de esa creación de empleo por parte de un gobierno de su partido en Andalucía, o estamos ante una promesa más de campaña? 
Es que me parece tan increíble la cifra dada, tan difícil de conseguir, que no sé si tomarla en serio. 
¿Me la tomo? 
¿Sí, de verdad? 

Me cuesta trabajo, y mire que me ha parecido siempre que es usted una de las mejores y más serias políticas que tiene el Pp en nómina, la seguí durante su etapa en Diputación, aún se acuerdan en el palacio de usted y de su labor en cultura, de su tiempo como alcaldesa de Adra y ahora su trabajo en el parlamento sevillano. 

No parece que tenga cerca el Pp y el señor Bonilla ganar las elecciones en la comunidad y llegar a sentar sus reales en el trono andaluz, por muy necesario que para Almería sea un cambio de gobierno en Sevilla, que lo es y mucho. 

Cuarenta años con el mismo gobierno, con el mismo partido, con el mismo modelo y con una Almería rica en tres o cuatro puntos de la costa y poco más, necesita un revulsivo, cualquier revulsivo que pueda poner a esa parte no desarrollada de nuestra provincia en el camino del progreso.


El Psoe ya sabemos lo que le ha venido dando a Almería durante su estancia en el gobierno, que ya va para cuarenta años: cariño, dice la presidenta Díaz, pero ni siquiera un ere para que algún almeriense hubiera asado vacas. 

¿El problema? 
Que conocemos al Pp en otros gobiernos, ayuntamientos y diputación, y tampoco son ni han sido un ejemplo que levante la admiración a su paso por donde gobierna o ha gobernado. 

Menudo dilema. 
Pues si está usted pensando en las huestes de Ribera por Sevilla y Almería el panorama que representan los Marín y los Cazorla tampoco es que mejore mucho. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario