lunes, 5 de febrero de 2018

El castillo y los gandules de la Junta

Castillo de San Pedro


El propietario del castillo llama gandules a los señores de la Junta


Es lo que nos faltaba por escuchar por las hermosas calas de nuestra tierra: 
“Lo de la junta es papel mojado, justificar que no hacen nada”. 

¡Toma de frasco, Carrasco! 

Todo viene a cuento de que los señores de cultura de la administración autonómica han instado a la propiedad del castillo de la Cala de San Pedro a restaurar el mismo. 
No sé si ustedes conocen la situación en la que se encuentre el edificio, pero ante cualquier mirada que se le acerque, lo de restaurar no deja de ser una utopía. 

Y la junta, una de las cinco administraciones que aprietan nuestra vida con sus suntuosos gastos, anda “empreñada” en que la hermosa cala de San Pedro recupero su derruido castillo. 

Ese “empreñamiento” también lo tengo yo, y todo ciudadano que se haya dado una vuelta por la cala, haya contemplado las hermosas vistas y virtudes que engalanan y en ella habitan durante los meses de estío y las viejas piedras que aún se mantienen dando eco a lo que tuvo que ser en su día el castillo que defendía la vida y valía de sus moradores. 

Hoy quedan cuatro piedras, unas sobre otras, y con pocas aspiraciones de volver a vivir fieras batallas por defender las nuevas generaciones que hoy pueblan su costa. 

¿Habría que reconstruir el castillo? 
En cualquier región o país llevaría años restaurado. 
En Almería llevamos cientos de años esperando.

Con más o menos importancia, sin querer hacer comparaciones que siempre salen mal, ahí tiene el cortijo del fraile,.
¿Cuántos años venimos hablando de él, cuánto de su rehabilitación? 
¿Qué se ha conseguido hasta ahora? 
Nada. 

En cualquier país o región llevaríamos años celebrando en ese cortijo conferencias, congresos y representaciones sobre Federico y Bodas de sangre. 
En Almería los señores de la Junta no nos dejan ni discutir seriamente sobre el tema.

Tienen la puñetera sartén por el mango y el mango también. 
No es lo mismo, ya lo sé, pero demuestra una forma de trabajar de la Junta: 
“No hacer nada.” 
A lo Rajoy: 
“dejar que se vayan pudriendo los temas y que el cortijo se caiga y el castillo se derrumbe”.


Mala suerte la del castillo de la cala de San Pedro y la del cortijo del fraile al haber caído en tales manos y pies, y la cuestión es que todo apunta a que va para lejos estar bajo la bota y la inacción de estos caballeros. Paciencia, hermanos, y aprendamos a votar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario