viernes, 26 de enero de 2018

Almería crece en turismo pese a nuestros políticos

Turismo


Fitur pone en el mundo lo que tiene y ofrece este rincón almeriense


En el mejor escaparate mundial de turismo Almería se disfruta, se vive, se siente. 
Los políticos viajan, son felices, toman copas, hablan de Almería, de sus alegrías y de sus penas, de sus trenes y aviones, de sus tapas, que es lo mismo que hacerlo de su gastronomía. 

Dicen los grandes restauradores que la tapa no deja de ser un problema para ellos, los restaurantes, y que han tenido que aprender a vivir y sacar la cabeza entre las tapas almerienses. 
La tapa es invento almeriense, aseguran algunos, pero lo cierto es que en todas las provincias españolas el chateo y la tapa son hoy las estrellas del tiempo libre del ciudadano. 

Podríamos destacar cientos, que cientos, miles de frases que sobre Almería se han oído en la edición de Fitur de este año. 
Pero una me ha llegado al alma, la del consejero del ramo de la Junta de doña Susana Díaz, don Francisco Javier Fernández, que dijo el hombre: 
“El turismo en Almería podría crecer cuatro puntos por encima de la media andaluza”. 

Siguió hablando de la naturaleza, sus playas, la gastronomía, la cultura, el interior, el cine, la simpatía de sus gentes. 
Lo tenemos todo, según él, por lo que: 
“El turismo en Almería podría crecer cuatro puntos sobre la media andaluza”. 

El hombre no habló del tren y el avión a Sevilla, del Ave que no llega, de los eternos retrasos del talgo y del precio de los billetes de avión. 
Pero con todos estos inconvenientes, 
“Almería podría crecer cuatro puntos sobre la media andaluza”. 

Tampoco nos dijo nada de los hoteles que no se abren, de los que no reciben autorización, de los centros turísticos de la junta que se mantienen cerrados. 
Aún con estos gravámenes sobre el turismo 
“Almería podría crecer cuatro puntos por encima de la media andaluza”.

Se imaginan lo que podría crecer el turismo en Almería si la Junta y su consejero del ramo se tomaran en serio las necesidades de nuestra provincia. 
Se imaginan una Almería con menos carencias de las que se padecen, con hoteles, casas rurales y menas abiertas. 
Con Ave y billetes de avión algo más asequibles. 

¿Dónde se quedaba ese cuatro por ciento, señor consejero? 
Almería crece en contra de los inconvenientes, en contra de sus políticos y sus leyes, en contra de la dejadez de una lejana administración sevillana.


El próximo año, de nuevo en Fitur, oiremos hablar al señor consejero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario