viernes, 8 de diciembre de 2017

¿Será el tren la solución a los problemas agrícolas?

¡Camiones al tren!


En el dos mil veintitrés subiremos los camiones al AVE


Es una de las frases a destacar en la reunión con el ministro de la Serna, por parte de un empresario almeriense. 
Como titular de prensa o metáfora en defensa del tren de alta velocidad me parece buena, pero creo que antes hay muchas preguntas aún por contestar sobre la realidad de subir camiones con tomates, pepinos o berenjenas al tren: 

¿De cuántos camiones diarios está hablando el sector? 
¿Cuántos Aves diarios hacen falta para trasladar la producción agrícola almeriense a los distintos mercados españoles y europeos? 
¿Se habla sólo de un tanto por ciento? 
¿De qué tanto ciento? 
¿A todos los mercados? 
¿A qué mercados? 
¿Todos los productos? 
¿Qué productos? 
¿Cuántas estaciones de embarque se ubicarían? 
¿Dónde? 
¿El Ejido, Almería capital, Níjar, Huércal Overa? 
¿En todas las poblaciones? 

Es de suponer que las empresas de transportes y las asociaciones agrícolas habrán analizado la problemática que puede planteársele al sector con el intento de subir el camión al caballo de hierro, y que tendrán datos que avalen esa subida, así como los problemas a los que se enfrentan y las necesidades para ello. 

No estaría de más, si es así, que se dieran a conocer los mismos a la opinión pública. 
Sabríamos así si estamos defendiendo futuras realidades o los sueños de unos pocos iluminados. 
Por mi parte dejo lo de subir camiones al Ave hasta que alguien ponga los datos sobre la mesa.

“Sin infraestructuras y sin agua no habrá producción”. 
Otra frase interesante salida del mismo encuentro entre empresarios y ministro de la Serna. 
Con la segunda parte de la oración estoy totalmente de acuerdo: 
“Sin agua no habrá producción”. 

Ya están hablando algunos políticos de recortes en la producción por la sequía que venimos padeciendo. 
En cuanto a la primera parte estarán conmigo en que la producción agrícola almeriense tuvo que luchar contra un puente de Rioja (ya no nos acordamos), un Cañarete y una carretera nacional por fin olvidada, y se levantó, y se ha lanzado al mundo sin tren, sin alta velocidad, sin infraestructuras. 

Conductores almerienses han unido esta tierra con el resto de Europa sobre las cuatro ruedas de un camión. Sin infraestructuras sí ha tenido producción Almería, tanta, que cada campaña se han conseguido nuevos récords. 
¿Con el tren llegarán más lejos nuestros tomates y tendrán los agricultores más producción y mejores precios? 
Bienvenido sea el tren y cuanto antes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario