jueves, 7 de diciembre de 2017

Los "capullitos de alelí" y sus competencias

Museos


¿Quién tiene la competencia y responsabilidad sobre los museos?


Los ayuntamientos y las diputaciones andaluzas no tienen entre sus competencias la responsabilidad sobre los museos. 
La competencia y la responsabilidad es exclusiva de la comunidad autónoma, en estos momentos de doña Susana Díaz, presidenta de la misma. 

¿Por qué los ayuntamientos y las diputaciones tienen que asumir unas responsabilidades que no les competen, en este caso nos referimos a los de Almería? 
¿Por qué se tienen que gastar estos "capullitos de alelí" nuestros dineros en lo que no les compete?
Eso nos gustaría saber. 

Voces autorizadas en el mundo de la cultura y del arte manifestaban hace unos días (públicamente) su descontento por el trato de la Junta ante el tema de los museos, y agradecen que sean ayuntamientos y diputación los que cubran las carencias de la autonomía, más bien autonosuyas, de Díaz y cuatro más. 

El agravio se produce cuándo unos dineros que tenían que ir a cubrir unas carencias de las que los ayuntamientos y diputación son responsables en sus municipios y en la provincia tienen que tapar los agujeros de las que no cubre la autoridad andaluza. 
¡Capullitos de alelí!

¡Los de la Junta siempre de perfil! 
Así nos encontramos a la institución provincial y a ayuntamientos almerienses pagando unas instituciones culturales como son los museos que no son de su competencia. 
Si la provincia tuviera cubiertas todas sus necesidades, si los ayuntamientos tuvieran superávit, se podría pensar en taparle las vergüenzas a la Junta, pero cuando no es así, cuando Almería tiene tanto aún por hacer, no deja de ser un agravio esa tapadera.
¡Capullitos de alelí!

El costo económico de un museo no es solo su construcción, es más complejo y gravoso su mantenimiento anual. 
Ahí tienen ustedes los centros de interpretación creados por la Junta, muchos de ellos cerrados por no pagar el sueldo mensual de las personas que en ellos trabajan. 

Si Gabriel Amat y Ramón Fernández Pacheco siguen haciéndole el juego a la Junta, pagando las facturas de sus responsabilidades, habrá que empezar a pensar que para qué queremos a la mastodóntica administración autonómica. 

A partir de ahora, imagino, Gabriel Amat y la diputación tendrán dinero para todas las necesidades de nuestros pueblos, en caso contrario, habrá que recordarle, criticarle y estudiar si denunciarle ante la fiscalía el que se está gastando el dinero de los ciudadanos más débiles de la provincia en cuestiones que no son de su competencia, que no es responsabilidad de la diputación,
y de estos "capullitos de alelí".



No hay comentarios:

Publicar un comentario