jueves, 30 de noviembre de 2017

Son tontos, tropiezan en la misma piedra

¡Tontos políticos!


Otro alcalde inhabilitado por no dar información a la oposición


Juan Herrera, alcalde de uno de los pueblos más bonitos de Almería, Lucainena de las Torres, ha sido inhabilitado por la justicia para cargo público durante tres años. 
No es el primero, y por lo visto no será el último, algunas denuncias sobre otros alcaldes esperan resoluciones judiciales. 

No aprenden. 
Está claro: 
Estos políticos son muy tontos, pero tontos, tontos. 

Es increíble que un hombre que lleva al frente de su ayuntamiento más de veinte años, como es Herrera, cometiera el tonto error de no dar información a la oposición sabiendo que si se podía demostrar, como se ha demostrado ante el juez, la inhabilitación estaba asegurada, como así ha sido. 

Y merecida evidentemente. 

En la negativa de dar información al rival político municipal no podemos hablar de que sea una cuestión de izquierdas o de derechas, los hay del Psoe y del Pp, el último del que comentamos hoy es del Partido Popular. 

Los señores alcaldes se creen, ahí está el caso de Peñuela, que el ayuntamiento es suyo, su cortijo, vamos, y se permiten hacer todas las tonterías habidas y por haber. 
Parecen y se comportan como si fueran los señoritos del cortijo municipal. 

De algunas de esas tonterías no responden ni ante los vecinos ni ante la justicia, como si no fuera su responsabilidad, pero de otras, en este caso la más de tonta de todas, la de no dar información a la oposición, le cuesta al que la hace la alcaldía y con el paso del tiempo hasta la carrera política. 

Los tres años de inhabilitación a Juan Herrera le van a prohibir, si no hace alguna “peñuela”, que no se pueda presentar en las próximas elecciones municipales del dos mil diecinueve, por lo que la vuelta a la política activa dentro de unos años no le va a ser fácil, el Pp tendrá que buscar un candidato para Lucainena y a éste, si le gusta el cargo (que le gustará), no creo que sea fácil después bajarlo del sillón.

Les está bien empleada la inhabilitación. 
Debían saber que la democracia se fundamenta en una base muy clara, la de la información. 
Si un alcalde no cuenta lo que hace, si un alcalde no quiere que la oposición se entere de lo que está haciendo en el ayuntamiento es de justicia que se le ponga en la calle. 

Poca confianza, más bien ninguna, puede tener el ciudadano en una persona que esconde la información. 
La inhabilitación es de justicia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario