sábado, 11 de noviembre de 2017

Nos van a controlar hasta las veces que tenemos que hacer el amor

Perros y gatos


Los vecinos de la capital no podrán tener más de cinco gatos


Está claro que los políticos lo único que persigan es el control de nuestras vidas, nuestras haciendas, nuestros hobbies y por si faltaba algo hasta nuestros animales de compañía. 

El ayuntamiento que preside el popular Ramón Fernández y Pacheco, (para el que los vecinos de la Plaza Pavía piden reprobación a los partidos de la oposición) quiere aprobar una ordenanza por la que los vecinos no puedan tener más de cinco perros o gatos en sus domicilios. 

Un día de estos nos dirán los hijos que podemos o no tener, las veces que podemos hacer el amor a la semana y las cervezas o vinos que nos podemos tomar en las salidas del viernes o sábado noche. 
¡Estos políticos! 

¿Y por qué cinco? 
En una casa o piso, con un gato debería bastar, 
¿no creen? 
No conozco muchas viviendas, si estas no tienen un buen jardín, que tengan más de un gato o dos. 

¿Qué animalista o protector de animales les ha dicho que el número ideal de perros o gatos en un piso es de cinco? 
Me gustaría saber las razones aportadas a favor y en contra de esa u otra cifra. 

Cuando los políticos del ayuntamiento nos dicen “perros o gatos”, no aclaran, deberían hacerlo, si los vecinos pueden sumar el número de las dos especies, lo que nos llevaría, algo que no he conseguido saber leyendo el proyecto, a que en una casa de familia se pudieran tener diez animales, cinco gatos y cinco perros. 

¿Muchos? 
¿No?. 
Todo depende.

A mí no se me ocurriría tener cinco gatos en un piso, tampoco cinco perros, pero no voy a negar la posibilidad de que el vecino, sin que llegue a ser una molesta para los demás, tenga los que sea capaz de cuidar y mantener. 

No estoy en desacuerdo en que se haga un reglamento, aunque no sé si es responsabilidad del ayuntamiento, pero como a los políticos les gusta tocar todas las flautas, y si no son las suyas mejor. 
El papel tiene cosas interesantes en cuanto a la defensa de los animales de compañía, todos hemos conocido alguna barbaridad cometida con ellos, y estoy de acuerdo en que se empiece a multar a aquellos que los abandonan y los maltratan.


¿No debía comenzar el ayuntamiento por multar al edil responsable de la perrera municipal por las muchas historias que en él se han vivido y que ha hecho a los almerienses, sin merecerlo, famosos en el país? 
Si quiere le recordamos nombres y historias, por si no se acuerda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario