martes, 21 de noviembre de 2017

Gabriel Amat ya tiene a su María José

Roquetas



Se veía venir lo que supone para Amat la liberación de María José


Don Gabriel Amat ya no necesita a Ciudadanos, tiene a su María José. 
Se le han acabado por ahora las carantoñas a los chicos de Rivera, las buenas palabras del señor alcalde, las miradas de complicidad desde el sillón de la alcaldía. 
Así de dura es la política, caballeros. 

Ha llegado la reina María José y con su voto y su desparpajo político va a mantener a Gabriel hasta el último día de la corporación. 
Y es legal que lo haga. 
No sé si moral, esa es otra cuestión, pero legal lo es. 

¿A cambio de qué? 
Es de imaginar que el sueldo que cobra, alguna otra bicoca familiar y ya veremos si al final, con la puesta en marcha de la formación política que en mente tiene la señora López, no le llega alguna ayuda económica para su salida, presentación y campaña. 

¿De quién será esa ayuda? 
No seamos cotillas. 
Tiempo tendremos de enterarnos, si es que doña María José da el paso, de conocer de dónde sale esa financiación tan importante para que un partido tenga un mínimo de futuro. 

A los dos protagonistas: Gabriel y María José, con un concejal en la corporación roquetera por ahora les vale. 
De la próxima todo está por escribir.

Hay que reconocer que tiene valentía, que no se arruga, que si tiene que apoyar la urbanización de las salinas que presenta el Pp al pleno, ella, de toda la vida del Psoe y de izquierdas, vota con el Pp y lo explica así: Los restantes grupos de la oposición lo único que quieren es la paralización del desarrollo del municipio, mientras que ella está en política para luchar para que Roquetas aumente su riqueza y que los roqueteros, sus vecinos, tengan mayores posibilidades en la vida. 
Y dicho queda. 

La oposición alucinaba, pero nada pueden hacer, sólo quejarse ante la buena suerte que tiene el alcalde. Antes era Ciudadanos el que le salvaba la cara, ahora tiene a su María José. 


María José le salva la cara a Gabriel; bien, legal, todo lo que ustedes quieran, pero en política los votos no se dan graciosamente por muy importantes que sean para los ciudadanos, estamos cansados de verlo en las grandes cuentas, donde los vascos y catalanes han estado ordeñando y bien la vaca. 
En Roquetas ahora le toca a María José, que la disfrute.

No hay comentarios:

Publicar un comentario