viernes, 17 de noviembre de 2017

El umbral de la pobreza y los políticos

¡Pobres!


Tres de cada diez ciudadanos están en el umbral de la pobreza


Eso en Almería capital, en pueblos como Níjar llegan a ser cinco. 
Organizaciones como Cáritas ponen sobre la mesa aquellas cuestiones de las que no quieren oír hablar los señores políticos. 
Y cuando alguien se las recuerda, como han hecho ahora, los políticos almerienses de todos los partidos se hacen los sordos, se ponen de perfil.

Cuando te cuentan historias sobre las zancadillas que ponen las administraciones  a la hora de dar autorizaciones para abrir o cerrar empresas, se tendría que pensar en las miles de personas que en nuestra provincia están en ese duro trance del que nos habla Cáritas. 
Da la impresión que para nuestros políticos es más importante un paisaje que un puesto de trabajo que saque a una familia del umbral de la pobreza. 

Cuidamos más a las tortugas que a nuestros ciudadanos, nos preocupa más la manzanilla de nuestros campos que las hambres de nuestros hombres y mujeres. 
El alcalde popular de Almería, Ramón Fernández Pacheco, no pasa hambre, no está en ese umbral en que se encuentran tres de cada diez de sus vecinos, tiene un buen sueldo que le pagan entre todos los capitalinos. 

¿Le preocupan los datos dados por Cáritas? 
No lo parece. 

Níjar tiene una alcaldesa socialista, Esperanza Pérez, y en su municipio, según los datos dados a conocer, son cinco los vecinos que se encuentran en esa dura y excluyente situación. 

¿Le preocupa a Esperanza lo que le ocurre a miles de sus vecinos? 
Tampoco lo parece. 
Ella es de las afortunadas, de las que tienen un buen sueldo cada mes y que pagan entre todos los nijareños.


¿Qué pueden hacer los alcaldes ante estas situaciones? 
Por lo pronto ponerse al lado de sus vecinos, luchar con un ellos por un puesto de trabajo, cantarle las cuarenta a muchos de sus colegas en Sevilla y Madrid para que dejen de poner zancadillas a la hora de crear empresas o abrir hoteles. 

Dar facilidades a los emprendedores, y no tenerlos años esperando un papel, un dichoso papel para abrir un negocio. 
Todos los políticos cuando llegan al poder dicen que van a acortar los trámites para la creación de empresas, pero a los dos días se olvidan de lo manifestado y la puñetera burocracia sigue campando a sus anchas por Almería. 

Lo que no entiendo es que los Cano (Asempal y Cámara) no se quejen más y más fuerte sobre esta cuestión, nos jugamos el futuro de muchos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario