lunes, 10 de octubre de 2016

¿Qué hacemos con el tren?

Compromiso


Matarí: La visita de Niño es el compromiso del Pp con la Mesa del Tren


Y desde la Mesa te dicen que don Manuel Niño no se comprometió a nada, que no ofreció fecha ninguna y que de su boca solo salieron promesas de buen y mejor futuro para el tren. 
¿Y ese es el compromiso que nos quiere vender el señor Matarí, don Juan José? 
¡Madre del amor hermoso!, que solía decir mi Isidora. 

¿Se puede estar en la misma reunión y que unos vean la botella llena y los otros vacía? 
Si fuera medio llena o medio vacía tendría un pase. 
Pero que el señor Matarí nos venda con pompa campanuda que el señor Niño y su visita a Almería es la demostración palpable del compromiso del Pp nacional con las reivindicaciones de la Mesa del Tren, no deja de ser un ensueño de político. 

Uno piensa, lo mismo ando muy equivocado, que la visita de don Manuel y su reunión con la Mesa del caballo de hierro no deja de ser una nueva tomadura de pelo a los viajeros almerienses que hacen el recorrido Almería-Madrid a través de las vías férreas. 

No se entiende de otra manera si desde la Mesa te cuentan que el señor Niño, muy educado él, no ofreció garantía alguna ni compromiso serio en fechas y futuros horarios de los trenes que nos unan con el ancho mundo. 
Es más, si algo quedó claro es que el AVE tendrá aún que esperar. 
¿Cuánto? 
Nadie lo sabe o nadie lo dice, que puede ser lo peor.

Y después del “cachondeo” y atropello con el que han tenido a los propietarios de los terrenos y vecinos de la tortugas, ahora dicen que se puede estudiar otra ubicación. 
¡Madre del amor hermoso, en manos de quien estamos! 

¿Y por qué no lo vieron así desde el inicio del problema y nos habríamos evitado líos y manifestaciones? Está visto que estos señores, los políticos y sus técnicos asesores, sólo se mueven si hay contestación ciudadana. 
Está visto que estos políticos sólo mueven “el culo”, con perdón, si ven que están en peligro los votos de los ciudadanos. 

Disgustos así les tendríamos que dar todos los días. 
Lo mismo se espabilaban estos señores y trataban a Almería y a sus moradores con algo más de humildad  y unas gotas de cariño.
Tampoco nos viene mal que nos quieran un poco de vez en cuando.

En cuanto al tren está visto que nada va a conseguir la Mesa. 
¿Y si cortamos las vías? 
¿Eso es una locura? 
La vida está llena de locuras. 
¿Y si no dejamos aterrizar a los aviones cuando viajen los políticos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario