lunes, 3 de octubre de 2016

La vergüenza del consorcio

Consorcios


Es de vergüenza el comportamiento del Consorcio del Medio Andarax


Corría la década de los noventa, los pueblos del medio Andarax y Nacimiento necesitaban una depuradora para sus aguas residuales y fue el consorcio de la comarca el encargado de comprar los terrenos para su ubicación. 

Los Consorcios y las Mancomunidades y otros entres inventados sólo son organismos para que haya más políticos y amigos enchufados chupando de lo que puedan. 
Volvamos a la historia. 

En esos años noventa se elige un par de parcelas, se compran y se ubican las lagunas de oxidación, que no dejan de ser una balsas abiertas al cielo donde la mierda, con perdón, se va secando, acompañada ella de sus malos olores y sus clásicos mosquitos durante la época de verano para los vecinos de los alrededores.

 Llegamos al año dos mil dieciséis y el catastro decide hacer una catalogación de los terrenos y los cambios que en ellos se ha producido, revisión por la que los vecinos han tenido que pagar sesenta euros, no la iban a pagar ellos. 
Ahora tocará pagar por esos cambios producidos en estos años. 

Uno de esos propietarios recibe dos recibos por unas parcelas que él entendía estaban vendidas desde hace tiempo al Consorcio, qué digo tiempo, desde hace más de veinte años para la ubicación de las olorosas balsas de oxidación. 

¡Ay con los ecologistas!

Acude al catastro y explica la situación, ellos no quieren saber nada, allí aparece como propietario de las dos parcelas, que se espabile.
(Tenga administraciones así)

Acude al consorcio y el actual presidente la firma un documento por el cual se reconoce que esas parcelas fueron adquiridas por el Consorcio y que en ellas está construida la depuradora. 

¡Qué vergüenza ecológica, llamar depuradora a una laguna a cielo abierto! 

Vuelta al Catastro con la documentación del consorcio y el Catastro erre que erre, que en el registro no están asentadas esas parcelas a nombre del Consorcio y que ellos nada pueden hacer nada mientras no se registren.

Se pueden imaginar lo ocurrido: 
Los señores del Consorcio del Medio Andarax y Nacimiento no registraron en su momento, hace más de veinte años, en el registro de la propiedad la compra de las parcelas.

Esto lo hace un ente público que pagan entre todos los ciudadanos de la comarca. 
¿Qué se puede esperar de estos y otros políticos que hacen y deshacen a su antojo con nuestras vidas y haciendas? 
Es de vergüenza que no se le pueda pedir responsabilidades a los que cometieron tamaña tropelía que ahora están pagando los propietarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario