sábado, 3 de septiembre de 2016

Vuelve el chiringuito de Mónsul

El chiringuito


El director de Cabo de Gata ve necesario el chiringuito de Mónsul


Y nosotros también lo vemos necesario. 
Sabe lo que nos molesta a los ciudadanos, señor Roldán, que nos tomen por tontos. 
Que se nos engañe, que se nos ningunee. 

Nos vendieron que era un centro de interpretación con una máquina para expender café y cerveza, que no se iba a permitir hacer paellas ni vender otras comidas. 
Si hubieran tenido la valentía de decirnos la verdad, es posible que hubiera contado con mayores apoyos para el chiringuito. 

No lo hicieron, no digo que fuera usted, pero algunos de los responsables políticos del entorno entraron en ese parque del engaño y enturbiaron lo que tenía que haber sido una buena solución durante los meses de verano para las personas que visitan la muy hermosa playa de Mónsul. 

Y es que mientras nos decían tonterías sobre lo que estaban haciendo, aparecieron en las pantallas de los ordenadores y en los medios de comunicación los menús con los precios de los platos, raciones, medias raciones, cervezas y vino que iban a regir en el chiringuito. 
Y ahí se les acabó el crédito. 
El político y el medioambiental. 

En esos panfletos se reconocía que nos estaban cantando milongas, pero nos las estaban cantando tan desafinadas, que perdieron el premio flamenco y con ello perjudicaron el intento de dotar a Mónsul de un centro turístico y de convivencia.

Defiendo la valentía de usted, don Emilio, al saltar a la siempre difícil palestra ecologista y decir y defender en lo que cree, y más cuando se trata sobre el chiringuito en una de las playas más emblemáticas de nuestra provincia. 

Es usted un valiente, va de cara, de frente y eso me gusta, pero estará conmigo en que algunos de los responsables políticos con los que tiene la obligación de tratar sobre el parque de Cabo de Gata no han estado a la altura que de ellos se esperaba. 

¿Miedo a los ecologistas? 
Si los iban a pillar en sus mentiras a las primeras de cambio, ¿por qué se les ocurre ponerse a jugar con ellos al escondite?

No sé si va a conseguir el cambio que pregona y defiende. 
Estoy de acuerdo con usted en que cualquier cosa que se quiera hacer en nuestro parque es juzgado muy críticamente respecto a lo que sucede en otros espacios naturales, y ahí sería interesante que la Junta hiciera una reflexión sobre lo que ha venido haciendo en y por el parque. 
Casi cuarenta años mandado y, 
¿qué han hecho?


No hay comentarios:

Publicar un comentario