jueves, 18 de agosto de 2016

¿Un plan para Almería?

Almería


Un gobierno estable y duradero y un proyecto de ciudad


Lo de tener un gobierno estable en un ayuntamiento se entiende. 
Estos caballeros de la oposición dan muchos quebraderos de cabeza. 
Aunque deberían mirar también en el interior de sus equipos de gobierno, a veces son algunos de sus ediles los creadores de lo que después se van a convertir en quebraderos. 

¿Se le está acabando la capacidad de dialogo al señor alcalde? 
Cuando se está en minoría es normal el cansancio. 
¿Se está hasta el gorro de los despertares de algunos de los miembros de la oposición? 
Del Psoe y de Iu sabe lo que puede esperar: 
Oposición pura y dura. 
Estacazo a la primera de cambio. 

Lo cierto es que el ¡ay! lastimero va dedicado especialmente a C´s y a Miguel Cazorla. 
Si por Miguel fuera ya estaba de concejal con área y mando en plaza, pero en su partido (por ahora) no le dejan, para dolor de Pacheco. 

¿Mañana? 
Por ahora me parece que tampoco. 
Lo siento señor alcalde, pero va usted a seguir en minoría, y lo que es peor, conviviendo con las ocurrencias diarias del señor Cazorla, don Miguel, gran soñador revolucionario para con Almería y sus vecinos.

 ¿Se pasará en algún momento Miguel Cazorla al equipo de gobierno municipal del Pp? 
El rumor en la calle es la falta de confianza de C´s en su portavoz municipal, por lo que repetir como cabeza de lista puede ser un problema para él. 
Ojo, se le puede pasar el arroz a don Miguel con el Pp. 
Dejemos esta cuestión para otro momento.


Proyecto ciudad. 
No ha habido alcalde por la plaza Vieja que no haya tenido una reunión con la sociedad para analizar, estudiar y preparar el futuro de la ciudad. 
Páginas en la prensa, comentarios de los técnicos y a las dos semanas, bueno, a las cuatro el olvido. 

El más llamativo de los que recuerdo fue de la mano de Santiago Martínez Cabrejas, estaba de secretario general del Psoe Martín Soler. 
Acto por todo lo alto en el hoy cerrado Gran Hotel con la presencia de todas las fuerzas vivas. 

¿Hubo copa de vino al final? 
La memoria de vez en cuando me gasta alguna putada. 
Dice mi amigo Manuel Molleja que es cosa de los años. 
Qué razón tienes, puñetero. 

Con vino o sin él, lo cierto es que un mes después nos habíamos olvidado del plan, del estudio y del futuro de la ciudad. 
Y así todos y cada uno de los alcaldes. 
Entiendo que el actual no haya querido ser menos, pero dentro de unos meses, demos un margen de confianza, volveremos a hablar del plan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario