miércoles, 24 de agosto de 2016

¿Los almerienses son aburríos?

¡Aburríos!


Según los turistas que nos visitan somos serios y poco divertidos


Es cierto, no montamos juergas como el presidente de Cataluña, lo más que hacemos es cantar con el amigo Boni algunas y triste rancheras: 

“De piedra ha de ser la cama, de piedra la cabecera”. 

Y claro, llegan los turistas y dicen que en Almería falta ocio y diversión. 
¡Que se aburren como ostras entre nosotros! 

¿Somos una sociedad triste la almeriense? 
Según ellos sí. 
Y si repasamos las hemerotecas veremos que no sólo tristes, también quejicas. 

En Mojácar la tienen tomada con las fiestas de despedidas de solteros-as, los torsos desnudos y los bañadores por las calles. 
¡Jacinto, Jacinto! 

En la capital hasta con los ruidos de las terrazas y los veladores, para ello hemos montado otra mesa, esta contra el ruido. 
Divertidos no seremos, pero tenemos mesas para dar y tomar, no para disfrutar de la buena vida. 

Las fiestas de los barrios ¿se acuerdan? estuvieron en un tris de no celebrarse. 
Desde el ayuntamiento se quería abrir un debate sobre ellas y dejarlas sin música y sin “ambigús”. 
Ya me dirán ustedes lo que es una fiesta sin vocalista y sin barra donde acodarse. 
Pues lo dijeron y lo intentaron. 
Alguien les debió hacer entrar en razón.
¡Menos mal!

En los pueblos ya están poniendo problemas a la quema de cohetes, y, ¿me cuentan ustedes que es una diana a las siete de la mañana sin banda, sin anís y sin cohete anunciador? 
¿Y la procesión de la Virgen o el santo varón qué hace sin cientos de cohetes cubriendo y atronando el cielo patrio? 

Menos mal que la orquesta hasta las siete de la mañana y el de los churros esperando. 

No éramos aburridos los almerienses, alguien nos está haciendo. 
No nos quejábamos antes de la feria, ni de las hamburguesas Uranga cantadas durante horas (¿verdad Faustico?, como tampoco de las “chochonas “, muñecas famosas que nos ofrecían las tómbolas de aquellos años, alguien nos está empujando, llevando por el camino de la queja y el aburrimiento. 

Las noches de verano se sentaban los vecinos en las puertas y cantaban, jugaban y se divertían hasta altas horas de la madrugada. 
¡Qué de noches disfrutadas en verano en la Plaza Galeno!

Nos quieren quitar hasta las ganas de disfrutar, y por el camino que llevan lo están logrando. 
Hasta los turistas se han dado cuenta. 
En Almería falta ocio y diversión. 

¡Son unos aburríos! 
Ya ni los niños saben lo que es un “maculillo”, y si ellos no toman la calle, ¿quién la va a tomar?


No hay comentarios:

Publicar un comentario