jueves, 4 de agosto de 2016

¿La única víctima por la Alcazaba?

Cultura


¿Dimite o cesan a la directora de la Alcazaba María Luisa García?


Si la señora directora hubiera presentado su dimisión del cargo días después de abierto el último debate sobre la muralla, habríamos hablado de su responsabilidad para con el monumento y los almerienses. 
Al hacerlo semanas después y en el momento en que la consejera está en Almería nos lleva a pensar que algo se puede esconder en la dimisión. 

Y todo apunta a la cita del mes de septiembre, que es cuando la junta le va a admitir la dimisión a doña María Luisa. 

No me preocupa en exceso si fue la directora o la consejera la que planteó el acuerdo de cese o dimisión, lo preocupante es que la señora García ha venido haciendo lo que le dictaba la consejería de cultura de la junta a través de la delegación en Almería y de su responsable y no hemos visto responsabilidad alguna por parte de los políticos. 

Si a doña María Luisa le diera por contarnos la verdad de sus relaciones como directora de la Alcazaba con la delegación de cultura y su delegado, Alfredo Valdivia, ¿nos llevaríamos más de una sorpresa? 
Si los políticos la querían cesar para esconder la inutilidad por ellos demostrada, se entiende que le hayan permitido una salida airosa con esa dimisión anunciada en el último momento.

Amigos de la Alcazaba, agazapados y callados durante mucho tiempo, se han plantado con firmeza ante una política que ha llevado a una situación de ruina al monumento. 
El artículo de Gabriel Guirado publicado en La Voz el pasado lunes, 25 de julio, “Desmanes y mentiras en la Alcazaba” merece los elogios y la aprobación de aquellos almerienses preocupados por nuestro patrimonio.

¿Se imaginan si la campaña que se está desatando este verano se hubiera producido hace diez años o más? No se habrían producido tantos desmanes ni nos hubieran mentido con tanta cara y desvergüenza. 

Nos encantaría señora García que se uniera a tantas voces como se van levantando en defensa de la silenciosa y maltratada Alcazaba. 
Usted la conoce mejor que nadie, y estoy convencido de que la quiere como el que más, por eso es tan importante que nos cuente la verdad de lo que los políticos han hecho durante estos años por la vieja Alcazaba.


No quisiera ponerla en un aprieto al pedirle que nos cuente su verdad, si no puede hacerlo o no quiere, si su vida laboral depende de ellos, los políticos, entenderé su silencio. 
Los cementerios están llenos de héroes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario