miércoles, 6 de julio de 2016

¡Ya no votamos a los más guapos!

Mejor candidato


Para Raúl Heras el general es mejor candidato que David Bravo


Lo evidente es que cualquier otro método para elegir candidato es mejor que el puesto en marcha por Pablo Iglesias. 
Por lo menos en Almería. 

¿En qué era o es mejor candidato el general sobre David Bravo? 
Es más guapo. 
Vale, en eso estoy de acuerdo.

Más alto. 
También. 

Delgados están los dos por el mismo camino. 

La barba canosa le queda mejor al general. 

Y las gafas son un desastre en la cara de David Bravo. 

La ropa la viste mejor el general. 
Estoy de acuerdo. 

¿Más cosas? 

Tiene cierta imagen de intelectual el general que le queda muy bien, y una foto en La Voz leyendo una novela le vino de maravilla. 

Está claro, la imagen del general se vende mejor que la de David. 

Más claro: David es feo, chiquitillo y gafotas. 
Julio es alto, más guapo y con estilo. 

¿Y eso ya lo hace mejor candidato? 
Pues a David lo votó el personal y al general lo han dejado con dos palmos. 
Estamos ante una ocasión en la que el mejor candidato, según Heras, no le ha ganado al que él denomina como peor, menos bueno, menos capacitado. 
Más feo, vamos. 

Ya no ganan los más guapos. 
Ahí tienen a Pedro Sánchez, de derrota en derrota. 
Y Albert perdiendo votos. 

Algo debemos estar haciendo mejor a la hora de votar. 
Hace años se decía que España votaba a Suarez y a Felipe por lo guapos que eran. 
Pues el guapo y ético del general no le ha ganado al feo y gafotas de Bravo.


Creo que Raúl Heras en esta ocasión habría estado mejor manteniendo un prudente silencio sobre los candidatos de su partido. 
De decir algo lo tendría que haber hecho antes de las elecciones, como hicieron voces dentro de la coalición. 

En política el mejor candidato es aquel que consigue los votos de los ciudadanos y gana las elecciones.
 ¿O no? 
Y en este caso el general no lo ha logrado. 
Somos pocos éticos, nos dice. 

El perjuicio que le ha hecho a Podemos en Almería el mejor candidato, según Heras, no lo olvidaréis los militantes en cuatro años. 
Largo tiempo el que os espera en el silencio, y en política el silencio se convierte en un desierto que no se acaba nunca. 

No soy quién para decir si era mejor o peor candidato el general, pero ha dejado a vuestro partido huérfano, sin un escaño que ya había logrado en diciembre y con la sensación de que os ha tomado el pelo la dirección con el cunero que os mandó a encabezar candidatura. 

Con David Bravo lo mismo habríais mantenido el escaño

No hay comentarios:

Publicar un comentario