martes, 5 de julio de 2016

¡Se ha ido el alcalde de Gádor, que es verdad!

El adiós


Eugenio Gonzálvez deja el ayuntamiento de Gádor 29 años después.


Corría el año 1987 cuando un joven Eugenio Gonzálvez le ganaba las elecciones al partido socialista y al entonces alcalde del Psoe, Antonio Amate. 
La causa de aquella derrota era la situación, según se contaba entonces, de falta de inversión en el pueblo en lo que a limpieza y mantenimiento de calles se refiere. 

Se reconocía que Antonio era una gran persona, un hombre bueno, un buen alcalde, pero que tenía bastante abandonado al pueblo. 
Y ello le llevó a perder ante un joven de la derecha como Eugenio. 

La sorpresa de éste fue cuando llegó al ayuntamiento y se encontró con una caja llena de billetes verdes. Más de quinientas mil de las viejas pesetas, bastantes más, había ahorrado el anterior alcalde socialista gadorense. 
Nadie entendió el por qué no se habían invertido aquellas pesetas en las calles y plazas, en los vecinos y vecinas del municipio. 

Eugenio era joven, pero de tonto no tenía un pelo. 
Una de sus primeras decisiones en las fiestas de aquel año en su pueblo fue traer a Isabel Pantoja y gratis para todos los vecinos. 
Invirtió el dinero que había dejado Amate en el pueblo y se fue ganando a los vecinos, los de Gádor y los que visitaban el municipio.

Al cabo de veintinueve años dice adiós a esa alcaldía. 
Demasiados años diría uno. 
Eugenio fue un buen alcalde durante los primeros años, y como todo el que se duerme en los cargos al final lo convierte en su cortijo y para mantenerse usa todo lo que encuentra a su alrededor. 

Eugenio es consciente de que tendría que haber dimitido hace algunos años, pero el poder y acapararlo en su totalidad ha sido su gran drama. 

En el camino ha perdido amigos, se ha creado enemigos, ha apuñalado a compañeros y le han apuñalado a él. 
Ha sido mal enemigo político, se le ha tenido miedo y ha impuesto su criterio político a hierro y sangre. 

En el momento del adiós todos dirán que fue el gran alcalde de Gádor, pero ese gran alcalde de Gádor tuvo que dejar el cargo hace algunos años y yo estaría apoyando que se iba un gran alcalde.

Con todo, no se puede olvidar algunos de sus más importantes hitos, con luces y sombras pero ahí está la fábrica de zumo y sus derivados, las jornadas que en torno a la naranja se celebran y dan nombre al pueblo, el día del privilegio o una SS que recibe miles de visitantes. 
Seguro que me dejo algo entre las teclas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario