martes, 19 de julio de 2016

¿Para los políticos son importantes los ciudadanos?

Diputación


La obra de enlace Aguadulce A-7 enfrenta a los partidos políticos


El enfrentamiento surge cuando desde diputación el Pp de Gabriel Amat, con apoyo de C´s, votando en contra Psoe e Iu, decide aportar un millón de euros a la referida obra de enlace y que no es competencia de la institución provincial. 

Tendría que ser el gobierno central el que costease el proyecto, si lo hace la diputación está usando el dinero de los pueblos, tiene razón en esto la oposición, para una competencia que no es suya. 
Y aquí empiezan los ejemplos. 

Cuando diputación organiza un festival de cortos o de cine 
¿es su competencia? 
Cuando reparte subvenciones a sindicatos y asociaciones de todo tipo 
¿es su competencia? 
Cuando nombra asesores a mogollón de todos los partidos con buenos sueldos 
¿es su competencia?
¿Seguimos?

 En estos casos la oposición pasa de perfil, no se moja. 
Si nos quejamos de un dinero que va a una obra de enlace que no es competencia de diputación, no se entiende que no nos quejemos de todo el dinero que pierden los pueblos pequeños gracias a esas subvenciones que lo único que consiguen es un trato amable para el partido político que manda en la institución. 
Hoy es el Pp, ayer lo fue el Psoe, mañana ya veremos.

¿Se beneficia a los ciudadanos de Roquetas y de otros puntos de la provincia con el enlace a construir en la A7? 
Creo que es algo evidente. 

¿Se merecen esos ciudadanos unos euros de la institución provincial? 
Joer, quién es el guapo que dice: 
Nones. 

Cuando una administración no llega a dar un servicio, ¿qué deben hacer las demás, en este caso la diputación? 
La institución provincial trabaja cada año en cientos de kilómetros de carreteras que sí son de su competencia, y lo hace en beneficio de miles de ciudadanos. 

¿Los de Aguadulce no se merecen ese beneficio sólo porque su carretera depende de la central? 
Así están las cosas, o así nos la pintan los políticos. 

Pues son unos cabestros estas políticos. 
Nada que objetar, se les puede adjetivar así: 
Son unos cabestros, pero las leyes las hacen ellos.

Por lo que a los ciudadanos solo nos ofrecen: 
Ajos para comer. 
¡Traduzca!: 
A joderse y a aguantarse.

Si la política es el arte de llevarse bien, por lo que veo aquí es el arte de tirarse los trastos a la cabeza, sin importar mucho a quien vaya a beneficiar el trastazo en cuestión. 
De lo que se trata es de darle un mandoble al político en el trasero de la gente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario